Viernes 09/12/2016. Actualizado 20:22h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Drogas en los colegios, seguridad y censura

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Existe una gran alarma social ante la conciencia de que muchos escolares están a merced de la actuación impune de gentes que les introducen en el mundo de los estupefacientes.

Los medios hacían eco al acuerdo marco para mejorar la seguridad escolar que firmaron los Ministerios de Interior y de Educación y Ciencia. Me parece muy bien pero tal vez sea conveniente analizar previamente con rigor los resultados del plan policial contra el menudeo de drogas en las proximidades de colegios e institutos, los jóvenes españoles tienen fácil acceso a ella. Existe una gran alarma social ante la conciencia de que muchos escolares están a merced de la actuación impune de gentes que les introducen en el mundo de los estupefacientes.

Sólo la presencia policial y el rigor en el castigo a los culpables pueden paliar la situación. Si a esto se suma la incidencia de ciertos modelos mediáticos de conducta violenta, es fácil concluir que la preocupación de muchos padres está más que justificada. Como suele ser habitual, en este tipo de situaciones salen más perjudicados los que tienen menos posibilidades económicas y no pueden velar -por sí mismos o a través de terceras personas- por las actividades de sus hijos.

Sancionar con dureza a los agresores, respaldar a los profesores y autoridades académicas y defender a los alumnos acosados por sus compañeros son objetivos que deben ser prioritarios, sin falsas apelaciones a una pedagogía permisiva que ha fracasado en todas partes. El gobierno británico, también socialista, ha puesto en marcha planes para garantizar el respeto en la convivencia cotidiana. Es deseable que el acuerdo firmado por los responsables de Interior y de Educación suponga la toma de conciencia de un problema real y no sea una simple operación de imagen ante las próximas consultas electorales. Es sintomático que los medios afines no hayan vuelto a hablar de ello.