Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Insectos comestibles: una contradicción

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Según una información de la FAO, los insectos comestibles son: nutritivos, lucrativos, y un buen control biológico contra las plagas. Cada 100 gramos de orugas secas contiene cerca de 53 gramos de proteínas, un 15 por ciento de grasas y alrededor del 17 por ciento de carbohidratos. Su valor energético ronda las 430 kilocalorías por cada 100 gramos. Los insectos además tienen una mayor proporción de proteínas y grasas que la carne de bovino y el pescado, y un elevado nivel de energía. Según la especie de que se trate, las orugas contienen abundantes minerales, por ejemplo: potasio, calcio, magnesio, zinc, fósforo y hierro, además de diversas vitaminas. La investigación revela que 100 gramos de insectos proporcionan más del 100 por ciento de las necesidades diarias de los respectivos minerales y vitaminas. En un documento emitido por la misma organización se dice que "Al contrario de lo que podría pensarse, en muchas regiones las orugas no representan un alimento que se consume en situaciones de emergencia, sino que forman parte integral de la alimentación cotidiana, de acuerdo a su disponibilidad estacional. Son consideradas un manjar". De todo este comentario sólo me quedo con dos cosas: a) recurso para incrementar la seguridad alimentaria en los países del África central y b) no representan un alimento que se consume en situaciones de emergencia, sino que forman parte integral de la alimentación cotidiana, de acuerdo a su disponibilidad estacional. "Son considerados un manjar". Saquemos conclusiones los europeos sobre lo que es realmente la seguridad alimentaria. En África están muy lejos de lo que nosotros consideramos como tal. Seguro que los ecologistas se opondrán a esta medida.