Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La familia ZP

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La propaganda gubernamental suprime el matrimonio entre un hombre y una mujer y coloca en su lugar cualquier otra cosa. No le importa en absoluto el bien moral de los hijos. Olvida que la familia -fundada sobre el matrimonio- es la única institución natural capaz de formar integralmente al hombre.

Uniones de hecho, parejas de dos hombres o dos mujeres con niño adoptado u obtenido por reproducción asistida, mujeres sin pareja con hijo por inseminación artificial, una persona sola o con su animal doméstico... Son la realidad familiar emergente de la que hace publicidad el gobierno de Zapatero. Y para que todos los españoles lo sepan, ha subvencionado el libro ‘Retratos de familia: miradas a las familias españolas del siglo XXI’.

Si así es la familia ZP, según Amparo Valcarce, secretaria de Estado de Servicios Sociales, sólo se lo creen ella y Rosa Regás, directora de la Biblioteca Nacional. Tamaña pantomima ha sido desenmascarada por The Economist. En su número del 26 de mayo publica las conclusiones de numerosas investigaciones sociológicas sobre la superioridad del matrimonio heterosexual, monógamo y estable sobre los demás apaños para convivir y tener hijos.

El matrimonio da los mejores resultados en los distintos indicadores de desarrollo humano, para adultos como para niños: bienestar material, productividad laboral, salud física y psíquica, rendimiento escolar...

Los profesores Adam Thomas e Isabel Sawhill analizan el impacto económico de las rupturas familiares. Demuestran que si en Estados Unidos no hubieran subido los índices de divorcio y de cohabitación de 1960 a 1998, la tasa de pobreza infantil, entre la población negra, se habría quedado en el 28,4 por ciento, en vez del 45,6 por ciento. Y en los blancos, no habría pasado del 11,4 por ciento, en lugar de llegar al 15,4 por ciento.

Mary Parke, del Center for Law and Social Policy, señala que los hijos de familias monoparentales tienen mayores probabilidades de ser pobres, que quienes viven con sus dos padres biológicos (26 por ciento frente al 5 por ciento). Los resultados académicos también dependen del ambiente familiar: mejoran cuando el entorno es estable y no existen conflictos importantes.

La propaganda gubernamental suprime el matrimonio entre un hombre y una mujer y coloca en su lugar cualquier otra cosa. No le importa en absoluto el bien moral de los hijos. Olvida que la familia -fundada sobre el matrimonio- es la única institución natural capaz de formar integralmente al hombre. Es la expresión primera y fundamental de la naturaleza social del hombre. “Constituye –afirma la Familiaris consortio- el lugar natural y el instrumento más eficaz de humanización y de personalización de la sociedad: colabora de manera original y profunda en la construcción del mundo, haciendo posible una vida propiamente humana”.