Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La guerra de las cifras (II)

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Otro vasto terreno de manipulación son las encuestas. En las encuestas la manipulación es muy sutil pues puede darse: en la elección de la pregunta, en las respuestas que se proponen, en los resultados que se deciden publicar (así como su forma de presentarlos), o en la elección de determinada "muestra" (incluyendo o excluyendo grupos que interesen). Cuando se quiere analizar la posición de los ciudadanos respecto a dos posibles posturas, a veces se ponen varias respuestas para lo que no interesa (como si fueran respuestas excluyentes entre sí) y sólo se pone una para lo que interesa. Así se aseguran que la respuesta que interesa está en mayoría. También se suele preguntar algo de diversas formas, con matices, para confundir al encuestado y luego publicar los resultados sólo de la pregunta que les es más favorable. También a veces nos preguntamos: ¿Y qué pasa si mi respuesta no está entre las posibles respuestas?, pues que tendré que elegir otra. Muy probablemente se me estará "redirigiendo". Por ejemplo, en una reciente encuesta se preguntaba sobre la posible negociación con ETA, una respuesta era "Sí, si deja las armas", pero ¿qué pasa si quiero responder "Sí, si deja las armas y si se hace justicia"?. También vimos una encuesta que se hizo a los universitarios, en la que en una pregunta había casi un empate entre respuestas, lo que permitía decir que una respuesta era mayoritaria. Recuerdo que de la "muestra" se había decidido excluir dos universidades de muchos alumnos sin motivo, y parecía evidente que esta exclusión tenía su repercusión en las estadísticas. Sin estas exclusiones, muy probablemente, muchos titulares que se dieron hubieran sido falsos. Las listas de personas o instituciones valoradas con puntos (de 0 a 10) son muy engañosas también, pues sólo se nos dan las medias. Puestos a dar sólo un parámetro sería mejor dar la "meda" (más representativa), o sino, que den también la desviación estándar o la distribución de respuestas. Estas valoraciones por puntos dan mucho peso a los "extremistas" (que ponen ceros y dieces) frente a los "moderados" (que ponen seises y cuatros). Es muy importante saber qué representan los datos. Que no nos engañen. Si queremos poder elegir lo mejor, necesitamos saber la verdad. "La Verdad os hará libres".