Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

¿Dos padre o dos madres por imperativo legal?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sr. Director: La SER hizo, no hace mucho, una encuesta para sondear la opinión de los españoles en el asunto de la adopción por parejas homosexuales. Cuando se vio que el 70% eran contrarios a ella, mandaron retirarla de Internet. Resultados parecidos arrojó otra encuesta de El Mundo, y la realizada por Popular televisión aún sobrepasó esa cifra. ¿No ha de primar en la adopción, el bien superior del niño? ¿Y no es el bien superior del niño, el que éste tenga madre y padre si pierde a los suyos? ¿Qué necesidad hay de crear nuevos huérfanos por ley?

 

¡Qué triste me resulta pensar que mis descendientes puedan recibir como padres adoptivos, a dos hombres o a dos mujeres privándoseles de filiación semejante a la de la sabia naturaleza! Al niño al que se le da una familia, debe encontrarla semejante a la natural, como la que le engendró y de la que habría disfrutado si no hubiera sido por un infortunio, una familia como la de sus compañeros de colegio y de barrio.

 

En una ocasión traté de consolar sin conseguirlo, a una alumna mía huérfana de padre (de padre vivo), que lloraba por no tenerlo y no poderle hacer un regalo como los demás. Sí, los niños son muy sensibles y se les debe tener respeto. Son sus intereses lo que se ha de considerar a la hora de la adopción: sus intereses afectivos y educativos. El padre y la madre sólo pueden ser sustituidos por otro padre y por otra madre. Hacer una ley de adopción que no contemple esto, es un abuso de autoridad. Si al final fuera aprobado por las Cortes y convertido el proyecto en ley, espero que el siguiente gobierno deshaga el injusto desaguisado. Encontraría razones de sobra y el apoyo de una mayoría de españoles; pero ya habría casos sin una buena solución. No creo que con los niños se deba experimentar.

 

Esta ley que pretenden ni es socialista ni es progresista, sino un snobismo cruel para el niño. Ni a los socialistas franceses ni a otros, se les ocurre tamaño esperpento. En España, ni el extremeño Ibarra ni el gallego Francisco Vázquez, por ejemplo, están de acuerdo. Ninguno de ellos es un oportunista ni un "chupatinta", sino barones socialistas respetados y que han ganado sucesivamente elecciones por mayoría y en situación normal. Por todo ello, creo que Zapatero debería tener en cuenta su opinión.