Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Los padres exigen

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Con la manifestación de protesta por el asesinato de Miguel Ángel Blanco y las bombas del metro en Madrid en 2003, la Manifestación del 12 N ha sido la más populosa que hayamos conocido en la historia de nuestra democracia (se calcula aproximadamente dos millones). Las reivindicaciones de esta manifestación millonaria, no se ciñeron a la asignatura de Religión, sino que fueron más allá: a la protesta por el fracaso escolar derivado de la LOGSE, de la que la LOE es una nueva edición, por lo que no esperan que cambie mucho el panorama, sino que empeore en temas educativos con la asignatura obligatoria de “Educción para la Ciudadanía”. Se teme que pueda resultar un adoctrinamiento ideológico del Estado (como en los totalitarismos). Y es que los padres saben muy bien que la función de educar le corresponde únicamente a ellos, no al Estado, siendo la misión de éste, sólo subsidiaria, de ayuda, por contar con los mejores recursos. Ya lo dice nuestra Constitución: “los padres tienen el derecho a que sus hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus convicciones” (art. 27). ¿Está el Gobierno socialista actual por esa labor? En Castilla la Mancha, ha sido denunciada la distribución de guías corruptoras de menores, que incitan a la masturbación. Los padres quieren, como se ha demostrado en las los más de tres millones de firmas por la clase de Religión, que se respete plenamente esta asignatura, elegida por ellos en un 80%. Las asociaciones que piden que se retire del horario escolar, a la francesa (sólo Francia en Europa, margina la Religión a horas extraescolares, atrasada como está en el laicismo dieciochesco), no representan, en la práctica, a la mayoría de las familias, sino que se representan a sí mismas, luchando por su propia ideología, de cuño marxista (el pseudofilósofo comunista Carlos Marx- su filosofía no tenía objeto, era una praxis- consideraba la Religión el “opio el pueblo”, y las naciones que le hicieron caso, fracasaron en sociedad, en economía y en libertad). Que no se mienta ahora diciendo que la LOE respeta la Religión. En el manifiesto leído en la plaza de Cibeles el 12 N, se denunciaron, entre otros temas, las trabas al "libre ejercicio" del derecho de los padres a la formación religiosa de sus hijos: "Para desincentivar la educación religiosa, el Ministerio de Educación intenta relegarla a horarios marginales, no contempla su computabilidad para becas o acceso a la Universidad y no establece ninguna asignatura alternativa. También desincentiva al profesorado de Religión, cuyo estatus laboral cambia unilateralmente para volver más precaria su forma de contratación, lo cual ha suscitado el rechazo de los principales sindicatos".