Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Los políticos que desmerecemos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

¿Tenemos los políticos que nos merecemos? Esa es una pregunta que me hago muy a menudo. Son tantos los casos dignos de mención que no he podido resistirme a mencionar alguno de ellos.

¿Tenemos los políticos que nos merecemos? Esa es una pregunta que me hago muy a menudo. Son tantos los casos dignos de mención que no he podido resistirme a mencionar alguno de ellos. En primer lugar, hay que destacar a uno de ellos. Su nombre es Mahmud Ahmadineyad . Este angelito, presidente de Irán, además de soltar lindezas del tipo: "Israel tiene que desaparecer de la faz de la Tierra" o "El genocidio de los nazis no existió" resulta que quiere ir al Mundial de Fútbol en Alemania donde un grupo de neonazis planea darle la bienvenida con todo tipo de alabanzas por sus afirmaciones anti semitas. Esto ya me parece el colmo de los despropósitos. ¡¡Un grupo de neonazis organizándole una fiesta de bienvenida a un líder musulmán!! Lo que hay que ver.   Para más inri, este individuo que desea acudir a los Mundiales no permite que las mujeres entren a los estadios de fútbol en su país. Juzguen ustedes. Pero para seguir hablando de lideres, tenemos en el otro extremo del mundo a Chávez y Evo "suéter" Morales. ¡Vaya dos! Mientras que Evo quiere ser el más listo de la clase, Chávez utiliza la demagogia como el pan nuestro de cada día. Obcecado por los revolucionarios de antaño, Evo trata de levantar el país andino utilizando al pueblo como justificación de sus acciones. Pero lo cierto es que los bolivianos se encuentran más preocupado por salir adelante que por entender la nacionalización de las petroleras, por ejemplo.   Chávez, por su parte, con un lenguaje agresivo y unas medidas más que dudosas trata de dar un lavado de imagen a Venezuela aunque los últimos datos arrojan que la delincuencia y la pobreza en las calles han aumentado bajo su mandato. Las cosas parece que no van mucho mejor por el cono sur. Pero también tengo que resaltar una noticia que me ha impacto bastante.   El Papa Benedicto XVI, jefe de Estado del Vaticano y de la Iglesia Católica, estuvo la pasada semana en Polonia, patria del anterior Papa, Juan Pablo II. Visitó el campo de concentración de Auschwitz-Bierkenau donde millones de judíos fueron exterminados (aunque Ahmadineyad diga lo contrario). Allí afirmó lo siguiente: "Tomar la palabra en este lugar de horror es casi imposible, y, particularmente, para un Papa de Alemania". Y añadió: "¿Por qué, Señor, has callado, has tolerado todo esto?". Si bien la Iglesia fue la primera institución que miró para otro lado cuando ocurrió el holocausto, hay que reconocer que como Iglesia Católica es la única que ha pedido perdón públicamente por sus posicionamientos erróneas.   Y no van mucho mejor las cosas en España. Como vergonzosa calificaría la actuación de nuestros líderes políticos. ZP no consigue controlar el timón en temas tan fundamentales como el terrorismo, la inmigración o los estatutos. Y para colmo, tanto la oposición (Rajoy, Acebes, Zaplana) como quienes le rodean (Pepiño y Rubalcaba) se enzarzan en una serie de luchas dialécticas que no hacen más que sonrojar a los leones del Congreso.   De igual manera, no logro entender como Mª Teresa Fernández de la Vega ha sido nombrada la política mas valorada del hemiciclo cuando me parece poco menos que insultante su feminismo acérrimo o esas reuniones VIP solo para mujeres en la Moncloa. Y un apunte mas, lo de tener un Chávez gobernando un territorio donde la delincuencia y la pobreza aumentan día a día no es exclusivo del cono sur. Aquí también tenemos uno, pero acabado en "s" y con un poco menos de pelo.   Ya para terminar, expresar que no sólo son los lideres los encargados de destrozar un país. Si no, miren hacia la Isla de Java donde las catástrofes naturales parecen hacer cola para acabar con sus habitantes. No tenían bastante con el tsunami del verano pasado. Ahora un terremoto ha acabado con la vida de más de 5.000 personas. Solo deseo que los lideres mundiales pongan de su parte para tratar de rehacer esas ciudades devastadas por la (a veces) furiosa Madre Naturaleza.