Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Los progres y los impuestos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los impuestos son de por sí un expolio que se permite el estado a cambio de prestar unos supuestos servicios

Los impuestos son de por sí un expolio que se permite el estado a cambio de prestar unos supuestos servicios que bien podrían contratarse en el sector privado. Aunque no hay mayor timo que la escala "progresiva" que grava las rentas de las personas físicas. Y esa progresividad es defendida por los progres como nadie.   ¿Es progresiva la escala general del 35% que grava los beneficios de las sociedades? ¿Cambia el tipo impositivo que se aplica a las empresas por cambiar su base imponible, es decir, su beneficio? Evidentemente, no. Lo contrario podría generar una bolsa de economía sumergida aún mayor, que es lo que ocurre con los ingresos sujetos al IRPF, cuya progresividad incita a buscar subterfugios y a eludir frecuentemente las obligaciones tributarias.   Todos nos hemos encontrado con algún profesional por cuenta propia que dispone de dos tarifas, una con IVA y otra sin él. No se busca tanto el "Ud. se ahorra el IVA" como rebajar su base imponible al declarar. Un ejemplo práctico nos ayuda a conocer esta falacia fiscal: si al individuo que obtiene una renta de 18.000 euros anuales se le aplica un 10% de gravamen, aquél que percibe 36.000 euros, a igualdad de porcentaje, ya tributaría en valor absoluto el doble que el primero. Pero no queda ahí la cosa. Al segundo de ellos, por el hecho de obtener unos ingresos superiores, no se le aplicará el 10%, sino el 15%, de manera que su contribución al presupuesto triplica la del primero.   Y, paradójicamente, por el hecho de disponer de una renta más alta, probablemente éste segundo contribuyente utilice menos lo público (por ejemplo, tendrá contratado un seguro médico privado). Deberíamos pagar por lo que realmente recibimos, con igualdad de "precios" a igualdad de "servicios". Claro, pensarán los escépticos... ¿Y cómo alimentar entonces la hambrienta maquinaria del estado? Ahí radica el problema, en que el estado nos resulta muy caro por ser tan grande su presencia en nuestras vidas. Espero con ansiedad las críticas de los progres.