Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

El virus de la muerte

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Nadie pone en duda que sea obligación de las autoridades ministeriales de Sanidad y Consumo informar al ciudadano sobre el modo de evitar la propagación del SIDA, y que ayude a disipar el terror al contagio entre la población española, por desgracia a la cabeza de las naciones europeas en cuanto al número de afectados.

 

La publicidad institucional hará bien en difundir las normas o las actitudes que deben seguir para no estar expuestos a los peligros de esta enfermedad. Pero no puede ignorarse que esta labor debe hacerse desde una perspectiva muy clara y concreta mediante una información veraz, completa, seria y rigurosa. A través de campañas publicitarias que lleguen al fondo de la cuestión y estén alejadas de recomendaciones superficiales. Publicidad que constituya un verdadero servicio al público que es lo que de verdad importa.

 

La Ministra de Sanidad y Consuma, Elena Salgado, y el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, Luis Aguilera, han presentado una acción publicitaria para favorecer el diagnóstico precoz de la infección por el VIH en los Centros de Atención Primaria. Los médicos de familia de todo el sistema Nacional de Salud recibirán uno de los 45.000 folletos que recogen información actualizada sobre la dimensión de la infección en el España, la importancia del diagnóstico precoz y las indicaciones de las pruebas del VIH.

 

Además del folleto se distribuirán 25.000 carteles en los centros de salud con el lema: “¿Está segur@?  Si tienes dudas, hazte la prueba del VIH/sida” Los carteles se han editado en varios idiomas. No se puede olvidar que el sida es una consecuencia tardía de la infección por el VIH y, que hasta que se desarrolla, suelen transcurrir entre los 5 y 10 años sin que la persona infectada presente síntomas.