Miércoles 07/12/2016. Actualizado 09:19h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El ‘resucitado’ Álvarez Cascos no ha estado tres años fuera de la política: el PP ha contraatacado las críticas de Maleni gracias a su celo y su memoria

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El ex ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, acaba de reaparecer públicamente en Alcalá de Henares, durante un acto de Esperanza Aguirre. Mucho se ha comentado sobre su retirada y apenas ha trascendido toda la actividad que ha desplegado durante meses para contrarrestar cada crítica de Magdalena Álvarez a la gestión del PP en infraestructuras.

En el Partido Popular lo comparan a un ‘huracán’, una persona controvertida pero con una enorme capacidad de trabajo y memoria implacable. Francisco Álvarez Cascos se retiró públicamente de la política tras las elecciones generales de marzo de 2004. Sin embargo, los diputados del partido que ahora lidera Mariano Rajoy no se han librado en este tiempo de su sutil presencia.

Según informaciones recogidas por El Confidencial Digital, Álvarez Cascos ha tenido un papel muy activo, principalmente durante los primeros años de la legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. No ha estado en la primera línea política, efectivamente, pero su presencia se ha hecho notar de mil modos. Según relatan quienes lo han vivido en primera persona, ha mantenido una actitud beligerante y celosa frente a Magdalena Álvarez.

Cuando se difundía algún comentario crítico hacia el anterior equipo de gestión, mencionando una autovía, un puente, una carretera o cualquier obra pública en la que había intervenido Cascos, el ex ministro se ponía inmediatamente en contacto con la portavoz de infraestructuras del PP en el Congreso. Tras citarle el caso al que se aludía, le ponía en antecedentes, le aclaraba la cuestión hasta el más mínimo detalle y la portavoz podía difundir, a los pocos minutos, una declaración pública o nota de prensa rebatiendo, punto por punto, los argumentos de Magdalena Álvarez y su equipo.

Desde el PP se destaca cómo el ex ministro guarda –todavía hoy- perfectamente almacenada en su memoria cada decisión, cada movimiento que hubo en el Ministerio de Fomento.

Tal ha sido el trabajo en la sombra de Álvarez Cascos que en Génova –donde sigue sorprendiendo el celo y la capacidad memorística del ex ministro- hay quien sostiene que el Ejecutivo socialista tuvo que bajar el pistón de sus críticas ante esa defensa constante, cerrada y, sobre todo, documentada del trabajo ministerial de los años ‘populares’.