Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Batasuna fue la que solicitó a Esquerra, a través del ‘sector duro’ de EA, que planteara al Gobierno en el Congreso el acercamiento de presos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La petición de acercamiento de presos que Esquerra Republicana intentó trasladar al Gobierno mediante el apoyo de los grupos minoritarios del Congreso no fue una idea original de la formación independentista. Su causa hay que buscarla en el entorno de la izquierda abertzale, que trasladó su mensaje a través de Eusko Alkartasuna.

En la primera quincena de diciembre, Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) planteó a los grupos minoritarios de la oposición la conveniencia de pedir al Gobierno de Zapatero un ‘gesto conciliador’ sobre el ‘proceso de paz’ en Euskadi. La iniciativa, que parecía partir del partido catalán, se fabricó en realidad en el seno de la ilegalizada Batasuna.

El Confidencial Digital ha podido sabe por fuentes políticas del País Vasco que la idea nació muy lejos de ERC, a quienes le fue trasmitida básicamente por algunos emisarios del sector duro de Eusko Alkartasuna. A su vez, EA estaba cumpliendo la petición realizada desde el entorno de la ilegalizada Batasuna.

La situación de estancamiento del llamado ‘proceso de paz’ en el País Vasco ocupó portadas durante días a comienzos de diciembre. Es entonces, en torno al 15 de ese mes, cuando el grupo parlamentario de ERC en el Congreso convocó a los partidos minoritarios de la Cámara Baja a una reunión de la que habría de salir un "foro de presión" frente al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

El objeto de la iniciativa era forzar al Ejecutivo a realizar algún ‘gesto de conciliación’ que ayudará a las partes “a superar los escollos”. Entre las medidas que debían platearse al Ejecutivo destacaba la invitación a un acercamiento de presos de ETA a cárceles del País Vasco y Navarra. 

Pese a que, en un principio, se informó de que representantes de los grupos parlamentarios de CiU, PNV, IU-ICV y el Grupo Mixto habían dado su ‘plácet’ a esa primera reunión, finalmente todo quedó en nada, gracias a las maniobras del Ejecutivo.

Las fuentes consultadas por ECD en ámbitos políticos de Euskadi sostienen que ésta iniciativa “se cocinó en Batasuna” y fue trasmitida al sector de Eusko Alkartasuna más cercano a los abertzales. Desde este sector se pensó en implicar a Esquerra Republicana de Cataluña, una formación con la que mantienen buenas relaciones.

El planteamiento de EA es que la presión de los ocho diputados que tiene ERC en el Congreso iba a ser más efectiva que la que pudiera realizar Begoña Lasagabaster, la diputada de Eusko Alkartasuna en la Cámara Baja.