Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

José Bono ratificó en 2005 que la fragata “Álvaro de Bazán” utilizara su sistema de combate en aguas del Golfo Pérsico

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El titular español de Defensa impulsó personalmente un acuerdo para la integración de la fragata en el “Grupo de Ataque” del portaaeronaves “Theodore Roosvelt”. El objetivo: testar el sistema de combate de la fragata en un escenario real después de las primeras pruebas de evaluación en EEUU.

El titular español de Defensa impulsó personalmente un acuerdo para la integración de la fragata en el “Grupo de Ataque” del portaaeronaves “Theodore Roosvelt”. El objetivo: testar el sistema de combate de la fragata en un escenario real después de las primeras pruebas de evaluación en EEUU. Según informaciones recogidas por ECD, en noviembre de 2003 se realizaron los primeros contactos entre la Armada española y la US Navy para que la “Álvaro de Bazán” formara parte en alguna de las formaciones navales norteamericanas — CSG (Carrier Strike Group) o “Grupo de Ataque”-. Además de realizar un completo aprendizaje a nivel operativo de la tripulación española, Defensa —con el entonces ministro Federico Trillo- decidió que la fragata debía probarse en un escenario en el que se empleara fuego real. Sin embargo, todo quedó pendiente de un acuerdo final. En mayo de 2005, el actual ministro de Defensa español, José Bono, realizó un acercamiento con Washington para rehacer las deterioradas relaciones. En ese momento, Bono decidió asumir la disposición de su antecesor con el mismo objetivo y firmó los documentos para la integración de la fragata. Efectivamente, en la primavera del mismo año, la “Álvaro de Bazán” inició su primera fase de integración con el portaaeronaves Roosvelt en la Costa Oeste de Estados Unidos. Entonces, el mando del buque español estaba en manos del capitán de fragata Pedro García de Paredes. Según ha sabido El Confidencial Digital, la necesidad de testar el sistema de defensa de estas fragatas viene de lejos. En febrero de 2002, los departamentos de Defensa español y americano firmaron un acuerdo de cooperación en materia de Apoyo al Ciclo de Vida Operativa de los sistemas de combate “Aegis” que poseen las fragatas del tipo F-100, como la “Álvaro de Bazán”. En el texto se concretaba que antes de que los buques “Álvaro de Bazán” (F-101), “Juan de Borbón” (F-102) y “Blas de Lezo” (F-103), se incorporaran definitivamente en la Armada española, se evaluaría su operatividad dentro de la US Navy para efectuar las Pruebas de Calificación del Sistema de Combate Embarcado (CSSQT). A este respecto, la polémica fragata se desplazó en la primavera de 2003 a las instalaciones militares estadounidenses de Norkfolk (Virginia) para verificar el buen funcionamiento del sistema. Posteriormente, la fragata, junto con el navío “USS Masson”, partieron a las islas Wallops (Océano Atlántico) para la evaluación del funcionamiento del “Aegis” y en el que se practicó el lanzamiento de cuatro misiles “Standard SM-2” contra objetivos aéreos simulados. El plan de instrucción de la F-101 terminó con su incorporación al Grupo del “USS Roosvelt” el 8 de septiembre de 2005 en el Estrecho de Gibraltar. Según fuentes de Defensa y como consta en el documento que determina la actuación de la fragata en la misma —denominado Reglas de Enfrentamiento-, en aquella misión el buque operó en un ambiente de situación real de fuego. Además, la “Álvaro de Bazán” actuó en aguas del Golfo Pérsico y vecinas “pero siempre en aguas internacionales”, concluyen.