Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El CNI comienza utilizar a la élite antiterrorista de la Guardia Civil para reforzar la seguridad de las embajadas en el extranjero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La menor incidencia del terrorismo en el País Vasco y el horizonte de estabilización en dicha zona ha llevado a los responsables de la Benemérita, a petición del CNI, a disponer de los efectivos del Grupo Antiterrorista Rural para tareas de protección de las embajadas españolas en zona de conflicto.

Los miembros de la Unidad Antiterrorista Rural, (UAR) y, dentro de ésta, el Grupo de Acción Rápida (GAR) son la élite entre la élite, los mejor preparados para lucha antiterrorista. Por esto no extraña que desde la Subdirección General de Operaciones de la Guardia Civil se haya accedido a la petición del CNI de que sus efectivos se hagan responsables de la seguridad de las embajadas españolas situadas en las zonas “calientes” del planeta.   El Confidencial Digital ha podido saber que agentes de la benemérita destinados en la base del GAR en Logroño, que poseen los cursos de protección de personalidades y de adiestramientos especiales que se imparte en el mismo CIAE (Centro de Instrucción y Adiestramientos Especiales), están relevando a otros efectivos del Instituto Armado con menor preparación en esas tareas de vigilancia de edificios diplomáticos en el exterior.   La participación del GAR en estas tareas sólo presenta ventajas para los mandos de la Guardia Civil y del CNI. En primer lugar, prestan una protección más efectiva por su mejor preparación. A esto se suma el hecho de que disponen del material más avanzado de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sólo similar a los utilizados por los GEO de la Policía Nacional o el de la UEI de la misma Benemérita.   En segundo lugar, el destino de miembros del GAR en estas misiones asegura su “bautizo de fuego”, una tarea que sería imposible ante la escasez de intervenciones que en este momento genera el terrorismo de ETA, motivo para el que nació la unidad, allá por 1982.   Las embajadas de las que se están haciendo cargo, de manera progresiva, en sustitución de los efectivos de otras unidades -aunque sean de tanta fama como la UEI- son aquellas emplazadas en las zonas más conflictivas. Así por ejemplo, en la embajada de España en Israel trabajan en este momento del orden de 25 a 30 GAR, que cuentan para su tarea con un equipamiento inédito hasta la fecha en el que se incluyen vehículos tácticos.   La solicitud de una mayor implicación de los GAR en estas tareas de protección por parte del CNI se explica por el papel que los servicios de inteligencia realizan en estos territorios inestables, muchas veces bajo la cobertura de agregados en la embajada.   Ataques como el sufrido en Irak por un grupo de agentes del CNI el 29 de noviembre de 2003 cuando viajaban entre las localidades de Bagdag y Diwaniya y que causó la muerte de siete de sus ocho miembros han modificado la percepción del riesgo por parte de “La Casa” en las misiones en el extranjero. Toda precaución es poca.

·Publicidad·
·Publicidad·