Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El CNI nunca recibió información sensible de los servicios de inteligencia occidentales sobre la existencia de armas de destrucción masiva en Irak

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) no tuvo datos de otros Servicios de Inteligencia occidentales, incluido Estados Unidos, que confirmaran que Sadam Hussein disponía de armas de destrucción masiva en Irak.

El CNI mantiene estrechos lazos con otros Servicios de Inteligencia y por ello intercambia con ellos información útil para garantizar, en la medida de lo posible, la seguridad del Estado y sus intereses. Los datos relativos a Irak no han sido una excepción.

Según fuentes consultadas por El Confidencial Digital, la Casa no recibió durante el periodo de Gobierno de José María Aznar ningún informe por parte de la Inteligencia de países como Alemania, Francia, Italia, Inglaterra o Estados Unidos que advirtieran que Sadam Hussein dispusiera en los últimos años de armas de destrucción masiva.

Por el contrario, sí se tienen datos precisos de las campañas militares de Irak durante los años 1987 y 1988 que provocaron la muerte de 180.000 kurdos con gas tóxico. De hecho, el intercambio de información de los países occidentales propició, años más tarde, la primera ‘Guerra del Golfo’. En este caso, Sadam Hussein mantenía agentes químicos para ser utilizados a su orden.

En el año 2003, tras la reunión de las Azores, tropas norteamericanas entraron en Irak al igual que lo hicieran otros países entre ellos España, tras las diversas advertencias internacionales por las dificultades de Sadam Hussein a que trabajadores de Naciones Unidas inspeccionaran el país. Por aquellas fechas y hasta el día de hoy, en el CNI no ha circulado información alguna que advirtiera que el dictador tuviera en su poder armas de destrucción masiva. La prensa internacional, en cambio, sí aseguraba que la CIA tenía aquellas pruebas. Oficialmente, los servicios de espionaje norteamericanos no llegaron a pronunciarse con claridad.

El pasado 25 de enero, José María Aznar reconoció en Pozuelo durante una conferencia pronunciada en el ciclo de relecturas de “Ex Presidentes del Gobierno”, que “todo el mundo pensaba que en Irak había armas de destrucción masiva, y no las había; yo lo sé ahora”. “Tengo el problema de no haber sido tan listo de haberlo sabido antes”, sentenció.

Por otro lado, fuentes cercanas al ex presidente Aznar confirman a ECD la inexistencia de aquellas pruebas pero matizan que ningún Servicio de Inteligencia occidental se atrevía a asegurar que Sadam no estuviera en posesión de esas armas. Añaden, en cambio, que la información que se manejaba entonces imposibilitaba descartar que el dictador las tuviera. “Los indicios, al menos, apuntaban a que Sadam disponía de este tipo de armamento”, sentencian.