Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Jesús Caldera ha ocupado el despacho que deja libre Carme Chacón en Ferraz y trabaja con Torres Mora, Mulas y Guerrero, asesores del programa electoral

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El ex ministro de Trabajo, Jesús Caldera, trabaja en la sede nacional del PSOE, en la calle Ferraz, aprovechando un ‘apaño’ para subsanar los problemas de espacio que existen. Junto a él se encuentran tres consejeros que participaron en la elaboración del programa electoral del partido para las generales.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, Caldera está ocupando en concreto el despacho destinado inicialmente a Carme Chacón, que le corresponde como Secretaria de Cultura de la Ejecutiva socialista. Esa sala se encuentra disponible en estos momentos pues, además del reciente parto, Chacón tiene sede estable en el Ministerio de Defensa.

Las remodelaciones acometidas en Ferraz no han podido resolver, como es lógico, la falta de espacio. Sólo José Luis Rodríguez Zapatero y Manuel Chaves disponen allí de despachos de amplias dimensiones. El resto de miembros de la organización (incluido José Blanco) utilizan un habitáculo de proporciones modestas.

Jesús Caldera dispone también de un equipo propio, que se encuentra elaborando la llamada ponencia marco del XXXVII Congreso Federal del PSOE. En ese grupo se incluyen tres técnicos que ya trabajaron en la redacción del programa electoral para las generales. Se trata de Carlos Mulas-Granados, José Andrés Torres Mora y Enrique Guerrero.

Por los datos que van trascendiendo, el borrador de ese documento aludía a tres grandes ejes: nuevo modelo de producción, nueva sociedad y cambio climático. En el primer bloque se habla de igualdad, de un nuevo modelo económico, y de educación. En el segundo, de una reordenación de las instituciones públicas y de la Administración, que debe mirar más a los ciudadanos. El tercero alude a la necesidad de afrontar una apuesta decidida por las energías renovables, principalmente el hidrógeno, y una oposición frontal a los biocombustibles, responsables de la crisis alimentaria mundial para los socialistas.