Miércoles 07/12/2016. Actualizado 09:19h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Claves de la crisis de Gobierno: ni Rubalcaba lo supo, Carme Chacón posible alternativa a De la Vega, Zapatero se zafa de los ‘barones’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un Rubalcaba fuera de juego, la proyección futura de Carme Chacón en el Gobierno y la libertad con que ha decidido Rodríguez Zapatero, sin someterse a la tutela de los ‘barones’ del partido, son algunas de las claves de fondo de la crisis ministerial anunciada por sorpresa el viernes.

Tras ese movimiento de ZP, hay euforia en ámbitos del Gobierno. A la victoria en el debate sobre el Estado de la Nación (consideran que Zapatero ganó ampliamente, en gran medida también por los errores cometidos por Rajoy: “Sabíamos –se escucha- que íbamos a ganar, pero no por tanto”), se suma el impacto positivo de la remodelación.

De modo sintético, los datos de fondo más significativos de la crisis de Gobierno son los siguientes:

-- El secretismo con que se llevó. Zapatero consiguió que no hubiera ni una sola filtración. En fuentes del Gobierno se habla de “éxito”.

-- Pero lo logró a base de no fiarse de nadie. Le cuentan a El Confidencial Digital en fuentes gubernamentales que sólo dos personas muy próximas al presidente conocían su intención de cambiar el Ejecutivo. Se alude, concretamente, a María Teresa Fernández de la Vega y José Blanco.

-- Esta vez, ni siquiera uno de sus habituales referencias y consejeros, Alfredo Pérez Rubalcaba, se enteró. El titular de Interior conoció los cambios a la vez que los ministros afectados, es decir, el jueves por la noche.

-- Zapatero se propuso evitar filtraciones a la prensa y lo consiguió. En su declaración, lo atribuyó a que “ha habido mucha lealtad”, pero lo que hubo fue secretismo extremo: no se fió de nadie.

-- En el Gobierno se admite que el éxito de la sorpresa ha tenido “efectos secundarios”: hasta esa misma mañana del viernes no se enteraron el resto de los ministros (los no afectados) y la mayoría de dirigentes del PSOE.

-- Tampoco lo sabían los asesores  directos de los ministros salientes, por lo que durante la mañana hubo notable desconcierto en los Ministerios de Administraciones Públicas, Cultura y Vivienda.

Respuesta al PP

-- Fuentes cercanas al Gobierno explican que el cambio estaba pensado desde hace muchos días, y que el objetivo de anunciarlo el viernes fue “remachar el impulso del debate sobre el Estado de la Nación”.

-- “Es una respuesta al intento del PP de dar por terminada la Legislatura. Quedan ocho meses todavía”, se insiste.

-- Según las fuentes gubernamentales, este Ejecutivo marca además “el perfil de lo que quiere ser el siguiente Gobierno de Zapatero”. Porque dan por supuesto que ganarán las próximas elecciones.

-- La presencia de dos independientes, Bernat Soria y César Antonio Molina, no es considerada demasiado relevante en esas fuentes. Argumentan que tampoco son militantes la vicepresidenta y el titular de Defensa.

Carme Chacón, una pieza clave

-- Carme Chacón es la pieza clave de este movimiento. En sectores cercanos al Gobierno destacan mucho su incorporación, diciendo que se ha buscado “una persona de perfil político, además de muy identificada con Zapatero”.

-- La nueva titular de Vivienda, que ya fue portavoz de campaña en las elecciones de 2004, previsiblemente se convertirá en “portavoz bis” del Gobierno, al lado de la Fernández de la Vega.

-- Algunos analistas van más allá y hasta apuntan que puede ser el recambio futuro de la vicepresidenta.

-- Destacan de Chacón que ella representa “el PSOE de Zapatero”, que es la imagen que quiere dar ZP del partido y del Gobierno.

-- Por tanto, su incorporación no tiene que ver con el deseo de complacer un poco más a los catalanes. Se dice de ella que “es más de Zapatero que del PSC”.

-- Las salidas de Trujillo y Calvo suponen quitar representación “autonómica” en el Gobierno. Desaparece Extremadura y Andalucía queda en una sola ministra.

-- Lo que dicen desde el Gobierno es que Zapatero ya no se siente obligado a guardar cuotas territoriales, como tuvo que hacer en el primero que formó. “No tiene ya compromisos que cumplir con el partido a nivel regional”.

-- Otra de las ministras que solía aparecer en las quinielas como candidata al cese era la titular de Agricultura, Elena Espinosa. Sigue en el cargo, entre otras cosas, gracias a la protección de su mentor político, el también gallego José Blanco.

El destierro de Jordi Sevilla

-- La marcha de Jordi Sevilla a Valencia la provocó él mismo. Mantuvo una entrevista con Zapatero en la que le dijo que tenía que aplicar allí la receta que había iniciado en Madrid tras la derrota en las municipales y autonómicas.

-- Marcha a tierras valencianas para intentar poner orden en un PSPV que Juan Ignacio Pla no ha logrado arreglar, como se vio en los últimos comicios.

-- El problema que ha de afrontar es que tiene pocas vinculaciones con el partido a nivel regional, donde su presencia ha empezado ya a provocar rechazo.

-- La estrategia no va a ser, en principio, la misma que en Canarias con López Aguilar. Es decir: no está decidido que Jordi Sevilla se convierta en cabeza del cartel socialista para las generales. Según fuentes próximas al Gobierno, “eso dependerá de su decisión”.

-- Como es sabido, Jordi Sevilla era uno de los miembros del Gabinete que se sentía más incómodo. De ser uno de los primeros “zapateristas” había pasado a quedar marginado, entre otras cosas por las reticencias que puso al Estatuto de Cataluña. Prácticamente no se hablaba con Zapatero.

-- Comentario final en ámbitos del Gobierno tras la crisis: “Hemos logrado tomar la pole position para la carrera electoral que tenemos por delante”.