Jueves 17/08/2017. Actualizado 01:48h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Marejada en Presidencia

Críticas en Moncloa a la elección de Pedro Arriola como negociador con la Generalitat

Rajoy no lo consultó con ninguno de sus principales asesores. Aseguran que el sociólogo no tiene los conocimientos necesarios para una misión de esta magnitud

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tres ‘emisarios especiales’ llevaban meses negociando –hasta hace unos días en secreto- una salida pactada al desafío independentista de Cataluña. En Moncloa sólo dos personas conocían la identidad del singular legado que estaba utilizando Mariano Rajoy. Ahora que se ha conocido su nombre, no salen de su asombro.

Pedro Arriola, durante la conferencia en el Foro Nueva Economía el mismo día de su lipotimia. Pedro Arriola, durante la conferencia en el Foro Nueva Economía el mismo día de su lipotimia.

Los contactos de alto nivel estaban a cargo de estas tres personas: Pedro Arriola, por parte del Gobierno; José Enrique Serrano, por parte del PSOE; y Joan Rigol, por parte de la Generalitat. Su misión era reconducir las relaciones entre el Estado y el Ejecutivo catalán en un plano de máxima discreción y trasladar mensajes en un sentido u otro.

Hasta el pasado sábado, estos encuentros, que se celebraron en Madrid y Barcelona, se habían mantenido ocultos. Fue El Periódico de Cataluña quien los sacó a la luz, una noticia que ha provocado un gran revuelo en La Moncloa.

Fuentes cercanas a Mariano Rajoy explican a El Confidencial Digital que en el complejo presidencial sólo dos personas conocían estas negociaciones: el propio presidente del Gobierno y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Ningún otro estaba al tanto de esas reuniones.

De hecho, la publicación provocó nerviosismo y un gran revuelo en el entorno de Rajoy. “¿Es verdad esto?”, se preguntaban la víspera del 9-N con la noticia en sus ordenadores y teléfonos móviles.

Ningunos de los asesores principales estaba informado

Ni el jefe de gabinete, Jorge Moragas, ni la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro, ni los ministros más próximos a Rajoy, como José Manuel García-Margallo o Jorge Fernández Díaz, sabían nada. Presidente y vicepresidenta mantuvieron todo en secreto hasta que el periódico del Grupo Zeta lo desveló.

La información, como decimos, cayó como una auténtica ‘bomba’ en La Moncloa. No sólo por la existencia de una negociación que se ha mantenido oculta en todo momento, sino, especialmente,

Presidente y vicepresidenta mantuvieron todo en secreto hasta que la prensa lo desveló

por el interlocutor elegido por “el jefe”.

Críticas por haber designado a Arriola

El hecho de que el presidente del Gobierno haya designado a Pedro Arriola como negociador no ha gustado nada. Fuentes cercanas al presidente aseguran a ECD que “sorprendió mucho” cuando se conoció, el mismo sábado, la identidad del enviado.

-- “¿Arriola? Hay cosas que no se explican”.

Así resume una persona del equipo del presidente su opinión sobre la elección del sociólogo como interlocutor en un asunto tan importante como el desafío independentista de Cataluña.

Se critica que el jefe del Ejecutivo no haya recurrido a una persona con mayores “conocimientos políticos” para un asunto de tanta relevancia. En Moncloa se citan los nombres de Jorge Moragas o de algún ministro, como José Manuel García-Margallo, como interlocutores de mayor calado y experiencia.

Por qué Arriola

¿Por qué Rajoy recurrió a Pedro Arriola? En Moncloa circulan alguna explicaciones. Se recuerda que el presidente “tiene sus formas”. Para trabajos delicados y de cierta magnitud suele utilizar a “gente de su confianza”, de la que echa mano en momentos como este. Y Arriola se encuentra entre ellos.

Soraya Sáenz de Santamaría se ha centrado en la vertiente jurídica del desafío soberanista de Artur Mas. La vicepresidenta, abogada del Estado, se ha encargado de coordinar toda la estrategia judicial, siempre con el visto bueno de Rajoy, dejando a Pedro Arriola la parte más política de las negociaciones.

El sociólogo se sentó con ETA

Por otro lado, Arriola no es nuevo en estas lides. Hay que recordar que fue enviado especial de José María Aznar a las conversaciones que el Gobierno entabló en Zúrich con la banda terrorista ETA, en mayo de 1999.

El sociólogo acudió a la ciudad suiza acompañando al secretario de Estado de Seguridad, Ricardo Martí Fluxá, y el secretario general de la Presidencia, Javier Zarzalejos. Los tres se sentaron a negociar con los etarras Mikel Antza, Vicente Goikoetxea y Belén González Peñalba, alias ‘Carmen’.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·