Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La Cumbre de Riga, la OTAN, Afganistán y un técnico de sonido español retenido por la policía que viajó a Letonia “para hacer turismo”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un técnico de RNE pasó varias horas custodiado por la policía letona porque le faltaba la correspondiente acreditación oficial de la delegación española. La Secretaría de Estado de Comunicación vuelve a ser cuestionada por los periodistas españoles que viajan habitualmente con el Presidente del Gobierno

El afectado en cuestión no se lo tomó muy mal, pero lo cierto es que no pudo hacer el trabajo para el que se había desplazado a la Cumbre de la OTAN en Riga, en Letonia. El técnico de RNE voló, como es habitual, en el avión de José Luis Rodríguez Zapatero con una sola misión: organizar, técnicamente hablando, la rueda de prensa que iba a ofrecer el ministro de Defensa, José Antonio Alonso.

Esa comparecencia estaba prevista para el martes, antesdeayer, y tuvo lugar, pero los problemas técnicos se solucionaron gracias al compañerismo entre los medios de comunicación: tomas de sonido haciendo horas extras y micrófonos enganchados unos a otros con cinta aislante. El técnico de RNE enviado para tal fin no apareció.

Esta persona fue desplazada por personal de Moncloa desde el hotel donde se iba a celebrar la rueda de prensa a otras instalaciones con la excusa de que todavía había tiempo. En ese segundo hotel quedó a merced de sus propios medios con el inconveniente de que no estaba debidamente acreditado.

El personal de seguridad le requirió la identificación y al no poder comprobar que formaba parte de la representación española tuvo que permanecer custodiado por la policía letona durante varias horas. Cuando sus compañeros de viaje volvieron a verle ya era demasiado tarde. La rueda de prensa había terminado y su presencia ya no era necesaria.

Lejos de sentirse especialmente incómodo o molesto por la situación, este profesional dejó pasar el incidente sin darle mayor importancia. Al final, viajó a Letonia para nada, “para hacer turismo”.