Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Duras acusaciones de ERC contra El Periódico de Cataluña por proteger a Montilla y culpar a Puigcercós de una filtración que vino del ministro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tremendo enfado en ERC con Antonio Franco. El director de “El Periódico de Cataluña” acusó a Puigcercós de filtrarles el cambio del “Govern”, en un ejercicio de equilibrio para enmendar el daño hecho a Maragall y no delatar a Montilla.

Tremendo enfado en ERC con Antonio Franco. El director de “El Periódico de Cataluña” acusó a Puigcercós de filtrarles el cambio del “Govern”, en un ejercicio de equilibrio para enmendar el daño hecho a Maragall y no delatar a Montilla. La misma tarde del viernes 14 de octubre en que el Ministro de Industria se enteró por Joan Puigcercós de los planes de Maragall de remodelar el Gobierno, los “fontaneros” de la calle Nicaragua -sede del PSC-, controlada hasta el último rincón por Montilla, se pusieron a trabajar para dar al traste con las intenciones del Presidente. Para ello, decidieron filtrar la información a su rotativo más próximo: El Periódico de Cataluña, del grupo Zeta, dirigido por Antonio Franco. Según se afirma desde ERC, los hombres de confianza de Montilla, encabezados por el jefe de prensa del Ministro, Antonio Bolaño, pactaron la noticia con el director de El Periódico de Cataluña, con el director adjunto, Albert Montagut y con el jefe de política, Joan Manuel Perdigó. Ésta apareció publicada el sábado 15 de octubre. La información debía tener una clara orientación: Maragall, “el irresponsable”, es “el malo de la película”; hay que salvar al PSC, “el bueno”. La crónica del rotativo catalán tiene este enfoque claro desde su primer párrafo: “Pasqual Maragall se ha superado a sí mismo. El presidente de la Generalitat decidió ayer por su cuenta y riesgo iniciar por sorpresa una amplia reorganización del Ejecutivo para dar un impulso a la acción de gobierno. Sólo se olvidó de un pequeño detalle: que preside un Govern integrado por tres partidos, cuyo concurso es imprescindible para abordar los cambios”. El mismo sábado que se publicó la información —explican desde Esquerra- Antonio Franco, director de la cabecera de Zeta, recibió una llamada del mismo Maragall para mostrarle su profundo malestar por la noticia, el enfoque y el énfasis en culparle de actuar por libre sin tener en cuenta a su propio partido. Franco, que tampoco quiso quedar mal con Montilla, le aseguró al Presidente de la Generalitat que fue ERC, y concretamente Puigcercós, quien les filtró la noticia. El lunes, el entorno del Presidente de la Generalitat -encabezado por su hermano Ernest y el jefe del gabinete de comunicación, Jordi Mercader- decide atajar la crisis achacando a ERC parte del problema desencadenado por Maragall. Así las cosas, comienzan a contactar con destacados periodistas catalanes, y también algunos de Madrid, para denunciar la supuesta “irresponsabilidad y deslealtad” de Esquerra por airear las intenciones de remodelación del “Govern”. Para ello, vuelven a atribuir la filtración de la noticia publicada por El Periódico de Cataluña a Joan Puigcercós. Son muchos los periodistas catalanes que se niegan a publicar dicha información —sabían que había sido Montilla- pero algún rotativo de Madrid sí “compra” la idea de que es el número dos de ERC quien reveló las intenciones de Maragall a los medios de comunicación. Según fuentes de Esquerra, tertulianos afines al PSC -como por ejemplo, Antoni Puigvert, entre otros- se unieron a la causa promovida por Mercader o los hermanos Maragall y desfilaron por distintos medios de comunicación culpando de la crisis a ERC. El propio Maragall llegó a insinuar el miércoles en el “Parlament”, con motivo del debate de política general, que en parte, esta crisis se había producido por no haber dado suficiente protagonismo a Carod, pues éste había quedado al margen de la foto del Estatut que Maragall y Mas se hicieron la noche del jueves 29 de septiembre después de llegar al acuerdo final.