Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La Ertzaintza impidió un operativo de la Guardia Civil para controlar una reunión reservada que Batasuna organizó en Rentería

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado jueves 4 de enero se produjo un nuevo roce entre la Policía Autonómica Vasca y el Instituto Armado. Agentes de la Ertzaintza ‘boicotearon’ un operativo montado por la Guardia Civil para controlar e identificar a los asistentes a una reunión que mantuvieron de forma discreta miembros de la ilegalizada Batasuna.

Los agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil de Guipúzcoa están realmente molestos por un hecho que tuvo lugar el jueves, en Rentería. El pasado 4 de enero, a instancias del Servicio de Información de la Guardia Civil (SIGC), miembros del Grupo Antiterrorista Rural (GAR) de la Benemérita establecieron un control en Rentería. El operativo montado cerca de las 19.00 horas tenía como objeto controlar y recabar información de los asistentes a una reunión que en ese momento y lugar mantenían en secreto dirigentes de Batasuna.

El encuentro de miembros de la formación ilegalizada pudo celebrarse sin que se identificara a los presentes por parte de la Benemérita debido a una intervención de la Ertzaintza: el comisario de la Policía Autonómica en Rentería comunicó a los responsables del control de la Guardia Civil que “tenían dos minutos” para abandonar la zona.

Pese a sus advertencias, los agentes del Instituto Armado se negaron a acceder a su petición y fue entonces cuando aparecieron cuatro furgones de los ‘Beltzas’, agentes antidisturbios, que cortaron el tráfico de la vía desviando la circulación de la zona. De este modo, advirtieron a los asistentes a la reunión de la presencia policial y evitaron su identificación por parte de los agentes del GAR.

Ante la gravedad de los hechos, desde la Comandancia de la Guardia Civil en San Sebastián se ha puesto el incidente en conocimiento del Ministerio Fiscal, por si el hecho fuera constitutivo de delito por parte del mando de la Policía Vasca.