Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

España se apresuró a ofrecer gasolina a EEUU tras el Katrina y la contrapartida puede ser una entrevista Bush-Zapatero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno español se quiere volcar en la ayuda a Estados Unidos para paliar la catástrofe del huracán Katrina. Contrapartida: la entrevista tantas veces aplazada de Zapatero con Bush.

El Gobierno español se quiere volcar en la ayuda a Estados Unidos para paliar la catástrofe del huracán Katrina. Contrapartida: la entrevista tantas veces aplazada de Zapatero con Bush. Las primeras demandas de apoyo desde Washington a otros países tuvieron que ver con la petición de gasolinas y combustibles, que escasean debido a los graves daños sufridos por las plataformas petrolíferas del Golfo de México y en numerosas refinerías de la región. En cuanto se recibió la solicitud, España se apresuró a contestar afirmativamente, ofreciendo nuestras reservas estratégicas de combustible. Y lo hizo con generosidad, convirtiéndose en el tercer país europeo con más oferta, precedido solamente por Francia y Alemania. En ambientes diplomáticos se apunta que el Gobierno está pensando en recibir, como contrapartida por esa buena disposición, un gesto amistoso de Washington, concretado en la fijación definitiva de un encuentro de Rodríguez Zapatero con Bush, cita que hasta ahora está siendo retrasada “sine die”. España va a responder con esfuerzo a las restantes demandas planteadas por Estados Unidos, de material de auxilio, equipos de atención a víctimas, ropas, tiendas, camiones depuradores de agua, etc., concretadas ayer por el embajador en Madrid. Una pista sobre el nuevo rumbo que podrían tener las relaciones con Washington ha sido la declaración del embajador norteamericano, Eduardo Aguirre, tras presentar en Exteriores las demandas concretas, afirmando que agradecía la buena disposición de “un país amigo como España”.