Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Esperanza Aguirre lanza el desafío a Mariano Rajoy en su presencia: no descarta presentarse a la presidencia del Partido Popular

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No se cortó la presidenta madrileña porque estuviera presente Mariano Rajoy. Esperanza Aguirre se presentó ayer como una posible opción alternativa para presidir el Partido Popular a partir de junio. Ahora, no puede correr demasiado.

El encuentro en el Foro ABC provocó una expectación como pocas veces, lógica consecuencia de la situación que atraviesa del principal partido de la oposición y de las actuaciones de quien es líder (“lideresa” le llaman) en Madrid, que no ha ocultado últimamente sus apetencias.

La frase de Esperanza Aguirre diciendo que “a día de hoy” no entra en sus planes encabezar una candidatura alternativa a la de Rajoy, pero añadiendo después que “si cambia” de parecer” el primero en enterarse será el líder del PP se ha interpretado, sin demasiadas dudas, como el anuncio de que está en la lucha.

Ella es política veterana, y sabe que unas afirmaciones semejantes iban a ser interpretadas, como está ocurriendo, como la presentación de su futura candidatura.

Aguirre no puede correr demasiado

El anuncio en el Foro ABC se produce después de que, apenas conocidos los resultados de las elecciones generales, los “pretorianos” de la presidenta madrileña se hayan dedicado a cuestionar el liderazgo de Rajoy y a lanzar la idea de que es necesario un cambio en el partido. Gestos que dentro y fuera del partido han sido interpretados como el inicio de una campaña para hacerse con el mando y, en consecuencia, convertirse en la candidata a la presidencia del Gobierno en las elecciones de 2012.

El principal problema que tiene Esperanza Aguirre para una hipotética candidatura a presidir el Gobierno es que no es diputada. Por tanto, lo que parece convenirle es que la nominación se produzca, no ahora, sino lo más tarde posible, para no evidenciar demasiado las ausencias que se producirían por no estar en el Congreso.

Ese análisis ya aparecía en una iniciativa que se produjo en las horas siguientes a los comicios de marzo, y que fue recogida en las páginas de El Confidencial Digital (véalo aquí). Se trata de la sugerencia que se elevó a Rajoy de que continuara como presidente dos años, y que después se “retirara” a Galicia y diera la alternativa a Esperanza Aguirre.

En aquellas horas críticas tras el 9-M, a Rajoy le llegó el mensaje de unos cuantos “barones” diciendo: con Esperanza, de ninguna manera. Lo que constituyó uno de los elementos que provocó que se volviera atrás de su movimiento inicial de dimitir.

En fuentes del Partido Popular consultadas por El Confidencial Digital se descarta de plano que Mariano Rajoy vaya a abandonar la lucha para dejar paso a Aguirre. Todo lo contrario. Los últimos nombramientos que ha hecho en el Grupo Parlamentario son la prueba. Según esas fuentes, “si Mariano ha decidido ese cambio radical y colocar a su gente, es porque tiene decidido quedarse. Si no, no habría tomado unas decisiones tan traumáticas”.