Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Expertos en Defensa aseguran que el Mediterráneo quedará desprotegido con los planes del Ministerio y la reubicación de los helicópteros

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El general jefe de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), Juan Esteban-Verástegui, ha confirmado a los militares del Bhelma II que su unidad va a desaparecer a partir de 2008. Algunos entendidos aseguran que el área del Mediterráneo quedará desprotegida y explican por qué.

Las fuentes consultadas por El Confidencial Digital advierten que el análisis de la amenaza ha cambiado en los últimos años, algo que repercute en la organización de las unidades militares y su localización. Hasta hace treinta años, el ejército se distribuía equitativamente en Capitanías Militares orientado a defender todo el territorio nacional frente a una intervención exterior y a un control interior.   En este sentido, la consideración de EE.UU. como aliado preferente y la posterior integración en la OTAN situó a España como reserva y zona para organizar el contraataque frente a una avalancha de las fuerzas acorazadas soviéticas. Sin embargo, con la desintegración de la antigua Unión Soviética, las Fuerzas Armadas reorientaron sus esfuerzos defensivos hacia el norte de África frente al denominado "enemigo verde", que “sigue presente”.   Los expertos indican que la doctrina militar actual se centra en la proyección de fuerzas por la que se crean mandos y la estructura logística necesaria para operaciones en cualquier parte del mundo. Así, se suprimen las regiones militares -manteniendo cierta organización territorial-, las Subinspecciones Generales –Suiges- y las Flt.   Para explicar el cambio del modelo estratégico actual, hay que considerar que el 11-S marcó un antes y un después ante el foco de tensiones que supone el terrorismo integrista islámico. Desde entonces, los gobiernos de los países democráticos han adoptado medidas de todo tipo -incluidas militares-, para combatir el terrorismo islamista.   En España, esta amenaza sólo se percibe con los atentados del 11-M. Es entonces cuando se involucra al Ejército en actividades relacionadas con la lucha antiterrorista, como la operación “Romeo Mike”, en la que prácticamente todas las unidades militares participaron en la vigilancia de puntos sensibles como las diferentes vías de comunicación. Aquí destacó la participación de los helicópteros de la unidad que echará el cierre en dos años como es el Batallón de Helicópteros de Maniobra de Bétera (Valencia) –Bhelma II-.   Para este cometido, los integrantes de la Bhelma II realizaron innumerables vuelos nocturnos –pilotando con gafas de visión nocturna durante casi un año- sin cumplir en muchos casos los descansos reglamentarios, denuncian algunas fuentes militares consultadas por este confidencial.   En cualquier caso, algunos analistas aseguran que la amenaza proveniente del norte de África sigue latente, especialmente para las ciudades españolas del continente africano. En este sentido, el gobierno de José María Aznar habría sabido conjugar con Marruecos una política de “mano dura” y de relaciones cordiales, especialmente después de la crisis de Perejil. Los expertos destacan que el mayor éxito de Aznar habría sido reforzar las relaciones con Argelia -eterno rival de Marruecos-. En la época de la Guerra Fría, “este acercamiento era impensable por el alineamiento de Argelia con el bloque soviético”, aseguran los analistas.   En la crisis de Perejil, en julio de 2002, el Ejército español descubrió la importancia de los helicópteros y se puso de manifiesto el papel estratégico de la base de Bétera junto con la del Mando de Operaciones Especiales de Rabasa (Alicante). Según las fuentes militares consultadas, desde ambas bases se planeó el asalto helitransportado al islote. Las mismas fuentes aseguran que los helicópteros de la Bhelma II tuvieron un papel destacado en la operación pues “no existían informes de inteligencia fiables” sobre las fuerzas marroquíes de la zona.   Otra consecuencia de la evolución militar de helicópteros fue la necesidad de contar con un modelo más moderno de ataque. Defensa impulsó el programa “Tigre” e incluso se proyectó alquilar helicópteros “Apache” americanos por la urgencia de contar con un modelo fiable para afrontar acciones similares o para intervenir en misiones internacionales, aseguran los analistas consultados. La opción temporal del Apache fue abandonada finalmente y el Ejército ha optado por adquirir 24 unidades del helicóptero de ataque Tigre que aún no se han recibido.   De esta forma, los expertos concluyen que la desaparición de la Bhelma II podría suponer la desprotección del área Mediterránea en cuanto al uso de helicópteros y dudan de los futuros planes de Defensa para solucionar ese “vacío” defensivo.   Ese confidencial se ha puesto en contacto con el Ministerio de Defensa que afirma lacónicamente que “la zona del Mediterráneo no quedará desprotegida” pero que, “por razones de seguridad”, no puede desvelar los planes futuros del Ministerio para la reorganización de las Fuerzas Armadas. Según fuentes oficiosas, Defensa tiene estudios para dotar de helicópteros y otros medios al Mando de Operaciones Especiales de Alicante, que ahorraría tiempo de reacción. Se apunta incluso a que su ubicación estará en la base de Rabasa o Morón.   Sin embargo, algunos estadistas concluyen:   -- En el Ministerio de Defensa se confía en la protección del paraguas protector de las fuerzas de la OTAN. Se trata de un error –argumentan- “como pudimos comprobar en la crisis de Perejil, los socios europeos de España la abandonaron a su suerte”.   -- Además, Defensa confía en que los helicópteros de la Unidad Militar de Emergencias proyectados para Bétera –diecinueve helicópteros de transporte medios- puedan suplir en caso de necesidad las funciones de la Bhelma II. Pero se olvida –concluyen- que los helicópteros “se adaptan muy mal a una misión de combate”.

·Publicidad·
·Publicidad·