Martes 27/09/2016. Actualizado 12:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Fernández de la Vega quiere impulsar la paridad también entre la carrera diplomática, nombrando más embajadoras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La vicepresidenta de la Vega, mano derecha de Zapatero para ejercer el control sobre la Administración y feminista de amplia trayectoria, quiere impulsar ahora la paridad hombre-mujer en la carrera diplomática, nombrando más embajadoras que embajadores. Según ha sabido ECD, esta imposición está recibiendo no pocas críticas de los funcionarios.

La vicepresidenta de la Vega, mano derecha de Zapatero para ejercer el control sobre la Administración y feminista de amplia trayectoria, quiere impulsar ahora la paridad hombre-mujer en la carrera diplomática, nombrando más embajadoras que embajadores. Según ha sabido ECD, esta imposición está recibiendo no pocas críticas de los funcionarios. Ya se han venido produciendo nombramientos en este sentido, e incluso hay quien ha rechazado ser embajadora por el solo mérito de ser mujer. En todo caso, de la Vega tiene a gente de su confianza en todos los ministerios, también en Exteriores, y cuenta, por tanto, con gran poder de decisión. La criticada paridad de sexos en órganos gubernamentales y administrativos avanza ahora un paso, al ser propósito de Moncloa igualar el número de embajadoras con el de embajadores. Para ello, la primera medida, que ya se está aplicando, es la discriminación positiva: simplemente, se eligen más mujeres que hombres para estos puestos. Esta circunstancia no ha sido bien recibida entre un funcionariado que lleva mucho tiempo reivindicando mejoras salariales, incremento de presupuestos para el ministerio “Cenicienta” de Exteriores y que, además, teme ahora las reformas que se están desarrollando en el servicio diplomático. Otra queja que se escucha es que la impuesta paridad puede implicar el nombramiento como embajadoras de España de personas que no reúnen la suficiente experiencia o cualificación para un puesto tan importante.