Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El despacho Garrigues rompe la neutralidad de los cuatro grandes y se decanta por Hernández Gil en las elecciones del Colegio de Abogados de Madrid

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las elecciones a decano en el Colegio de Abogados de Madrid han arrancado en un clima de cierta crispación. A falta de unas horas para el cierre del plazo de presentación de candidaturas –que expira a las doce de la noche de mañana, 3 de noviembre-, sólo dos aspirantes han decidido presentarse: el Catedrático de Derecho Civil Antonio Hernández-Gil y el presidente de Cremades & Calvo Sotelo, Javier Cremades.

Tradicionalmente, las cúpulas de los cuatro grandes despachos se mantenían neutrales. En anteriores elecciones, ningún directivo de Uría Menéndez, Gómez-Acebo & Pombo, Cuatrecasas y Garrigues se había decantado por una de las candidaturas. De este modo, se evitaba convertir el plebiscito en una pugna entre grandes despachos y bufetes medianos o pequeños. Sin embargo, en esta ocasión, parece que no será así.

Según datos recogidos por El Confidencial Digital, el socio director de Garrigues, José María Alonso, ha decidido ir en las listas de Hernández-Gil. Se trata de un hecho sin precedentes. Este paso adelante no ha sentado bien entre abogados de las tres firmas restantes. Y tampoco a nivel interno.

ECD ha podido recoger el testimonio de abogados de algunos de estos despachos, que no salen de su asombro. Sus principales recriminaciones son:

a) Garrigues ha roto las reglas del juego en una ocasión que requería, muy especialmente, la neutralidad de “los cuatro grandes”, pues es la primera vez que se presenta más de una candidatura profesional.

b) También ha sido muy criticado lo sucedido el pasado martes, cuando Miguel Gordillo y José María Alonso presentaron los resultados de Garrigues en este curso 2007, por otro lado, excelentes. Al final de la rueda de prensa, un periodista preguntó por las elecciones. No sólo hubo alabanzas a la candidatura de Hernández Gil, sino que se dejó entrever que el despacho podía optar por participar en ella.

Este posicionamiento de la firma en periodo preelectoral ha provocado gran malestar. Algunos abogados ajenos a los ‘cuatro grandes’ apuntan incluso que podría atentar contra el código deontológico de la profesión, pues son días en los que se suelen evitar este tipo de declaraciones.

Sin embargo, aquí no queda todo. La más que probable presencia del socio director de Garrigues en las listas de Hernández Gil ha generado incomodidad en el propio despacho, donde hay tendencias contrapuestas. El posicionamiento tan claro de uno de sus máximos responsables va a comprometer a toda la firma, denuncian varios socios que reconocen sentir poca sintonía con José María Alonso.

Por último, se llama la atención sobre el hecho de que Garrigues haya dado ese paso considerando que la mitad de sus más de 900 abogados no están colegiados.