Miércoles 18/10/2017. Actualizado 12:44h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Gobierno ha encargado a Josep Antoni Durán i Lleida hacer de mediador secreto entre Irán e Israel

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno ha encargado a Josep Antoni Durán i Lleida la mediación con Irán e Israel. El presidente de Unió y del grupo catalán en el Congreso es también presidente de la Comisión de Exteriores de la Cámara Baja, y ha sido elegido por su perfil prestigioso y de persona de consenso.

El nombre de Durán i Lleida sonó durante toda la primera legislatura del PSOE como candidato a ministro de Exteriores, y antes sonó para ese cargo con el PP. Esa posibilidad fue jaleada en ámbitos diplomáticos, donde entendían que, con un nacionalista en Exteriores, el ministerio recibiría más fondos. La postura del nacionalismo catalán, sin embargo, ha sido hasta ahora siendo no ocupar en puestos de Gobierno.

Ahora, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha encargado a Durán que actúe como mediador entre Irán e Israel, según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes diplomáticas

No es la primera vez que un Gobierno recurre a personajes de concordia, aunque no sean del partido del Gobierno, para labores específicas en el campo internacional. Por ejemplo, tanto en años de González como bajo presidencia de Aznar, se recurrió a un socialista de perfil moderado como Juan José Laborda para mediar personalmente con Teodoro Obiang.

¿En qué ha consistido la mediación de Durán? Según fuentes de Exteriores, Durán ha tratado, y aún trata, de limar las asperezas surgidas al Gobierno en los frentes iraní e israelí.

Como informó ECD, Israel rebajó su presencia diplomática en el Foro de la Alianza de Civilizaciones por su descontento ante el percibido apoyo a Irán por parte del Gobierno español, apoyo notado fundamentalmente en la retórica de la Alianza de Civilizaciones pero también en la presencia de Mohamed Jatamí, antiguo presidente de Irán, en el Grupo de Alto Nivel de la Alianza – léalo aq -.

Israel también pidió al Gobierno la no asistencia a la Conferencia contra el Racismo de Ginebra. España rebajó su presencia diplomática y, en vez de mandar a un ministro y a un secretario de Estado como en la Conferencia contra el Racismo de Durban, mandó al embajador ante la sede ginebrina de Naciones Unidas. España sólo cedió a medias a las peticiones de Israel, que consistían en el boicot total, pues otros países (EEUU, Italia, Alemania, entre otros) se avinieron a no tomar parte en la Conferencia de Ginebra. Sobre dichas decisiones se informó en ECD –amplíe la información aquí -.

Con este panorama, Durán lleva meses acercando posiciones, ante todo con Irán. Fuentes iraníes han confirmado a este confidencial diversas reuniones entre Durán y el embajador pero, a la hora del cierre de esta edición, desde el gabinete de prensa de Durán i Lleida tan sólo se ha comunicado que estos asuntos son de índole institucional y que el líder de Unió, contra lo señalado por rumores de Exteriores, no tiene previsto ningún viaje a Teherán a corto plazo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·