Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Un mando de la Guardia Civil ordena mejorar las condiciones de trabajo de los archiveros del Ministerio del Interior: insectos, extintores caducados y sin salida de emergencia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Unión de Guardias Civiles habla de decisión “histórica”, al considerar que nunca antes en el Instituto Armado un director de la Benemérita había dictaminado favorablemente ante una denuncia por incumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales. Lo cierto es que los beneméritos empleados en el archivo de Interior van a ver mejoradas sus condiciones de trabajo.

La asociación denunció meses atrás las irregularidades que se estaban produciendo en la Sección del Archivo de la Guardia Civil que se encuentra en el Ministerio del Interior. Según hicieron constar, se estaba poniendo en riesgo la vida de los agentes y la pervivencia de los propios documentos que allí se encuentran. Hay que decir que la citada documentación es necesaria en el Cuerpo para realizar cualquier trámite administrativo (tramitación y cotización de pensiones, cómputo de trienios a efectos de la administración, historiales laborales, recursos judiciales, contenciosos, etc.), además de contener la propia historia de la Institución.

Según advirtió la Unión de Guardias Civiles, los beneméritos debían enfrentarse cada día a unas condiciones extremadamente precarias. Se habla de plagas de insectos (los propios de las dependencias de este estilo: cucarachas, arácnidos, etc.); insalubridad general; la existencia de una caldera de gas-oil, en la misma entrada del lugar; la ausencia de salida de emergencia; extintores caducados y no aptos para el fuego, etc.

La denuncia incluía además una referencia a varios accidentes que ya habían sufrido los guardias civiles que allí trabajan y de los que no siempre se había dado parte a la superioridad, quizá por miedo a represalias o persecuciones, como las que parecen estar sufriendo algunos miembros de la asociación que finalmente ha denunciado los hechos.

En cualquier caso, los mandos de la Guardia Civil han decidido aceptar las alegaciones y se ha comenzado a reformar el citado archivo.