Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Joan Mesquida desbloquea la ansiada norma sobre el cobro de “horas extras” en la Guardia Civil y los agentes emiten sus primeras valoraciones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El nuevo director general de la Guardia Civil, Joan Mesquida, ha entrado con pie firme en su cargo. Una de sus primeras decisiones ha sido impulsar la aprobación de la esperada Orden General de Productividad de la que carecía el Instituto Armado.

El Boletín Oficial del Cuerpo (BOC), órgano interno de comunicación de la Guardia Civil, publica en su edición número 17 del reciente 20 de junio la nueva Orden General de Productividad de la Benemérita con la que se regulará a partir de ahora el sistema de gestión del “complemento de productividad y de retribución de los sobreesfuerzos realizados por el personal con motivo del servicio”.   La nueva Orden General es un trabajo minucioso y complejo sobre las posibilidades múltiples de retribución por trabajos extras que soportan los agentes de la Guardia Civil. Ha sido elaborada durante más de un año por un grupo de expertos que, según fuentes de la Benemérita consultados por El Confidencial Digital, “han quedado agotados” del esfuerzo empleado por recoger todos los detalles y posibilidades.   La nueva normativa, que propone un nuevo sistema de gestión de los incentivos al rendimiento de los agentes, no recoge ninguna aportación del nuevo director General de la Guardia Civil, Joan Mesquida, ya que la iniciativa y el grueso de la tarea son frutos de la labor de su antecesor en el cargo, Carlos Gómez Arruche. Lo que sí confirman a El Confidencial Digital desde la Benemérita es que Mesquida ha sido quien ha desbloqueado la salida de la orden, que estaba paralizada. Desde que llegó al cargo, según estas fuentes, ha apostado por que esta normativa entrara cuanto antes en funcionamiento.   El plan, realizado con pretensiones de “objetividad, transparencia, justicia, racionalidad y proporcionalidad”, según refleja el texto publicado en el BOC, no ha sentado bien en primera instancia a algunos sectores del Cuerpo, como es el caso de un sindicato de oficiales que ha denunciado haber perdido privilegios, pese a que la normativa contempla un sistema adicional que compensará, cuando resulten significativas, las diferencias con las percepciones anteriores.   Haciendo hincapié en que aún es pronto para hacer una valoración de la nueva norma, algunas fuentes sindicales consultadas por ECD afirman que es, a priori, positiva “porque al menos ya existe algo a lo que atenerse”. Hasta la fecha, las circulares y normativas de productividad afectaban a una ínfima parte de los miembros de la Benemérita. De hecho, de los 57.000 agentes de la escala de cabos y guardias, cobraban productividad únicamente unos 6.000. Con la nueva Orden General, se estima que serán unos 32.000 agentes de esta escala los que se beneficiarán de estas retribuciones.   Sin tiempo para un análisis completo de la nueva norma, las asociaciones de Guardias Civiles piden tiempo para valorarla. Por ejemplo, la AUGC estudiará en su Asamblea General de hoy en Madrid el nuevo texto. Para éste sindicato lo importante es que, pese a la bondad de la existencia de la nueva orden, “sigue existiendo una discriminación de los Guardias Civiles frente a otros cuerpos y fuerzas de seguridad del estado”. Por este motivo van a dar la batalla para la eliminación de dichas diferencias en los próximos Presupuestos Generales del Estado.   Por lo pronto, la asociación AUGC tiene intención de presentar un contencioso administrativo contra la nueva Orden General ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, al margen de lo que decida en su Asamblea de hoy. ¿El motivo? La Dirección General de la Benemérita no ha contado con ellos para la elaboración de tan importante documento. También esperan que el proceso judicial les permita acceder al expediente administrativo para descubrir cuál ha sido el proceso de gestación de la nueva normativa.   En el texto de la Orden General publicado en BOC, la Dirección General de la Benemérita defiende la oportunidad de la nueva norma aduciendo que con ella “se extiende la percepción del complemento de productividad a todo el personal que preste efectivamente servicios, lo que supondrá la práctica totalidad de los miembros del Instituto”. Del mismo modo se especifica que la nueva Orden General supondrá un mayor gasto presupuestario, al alcanzar la percepción de dichas retribuciones a más agentes. Con esto se ha buscado que los incentivos al rendimiento en la Guardia Civil respondan a los principios que rigen en el conjunto de la Administración General del Estado.   Los dirigentes de la Benemérita confían en que en el plazo de un año esté finalizada la evaluación del nuevo sistema para, en su caso, introducir las modificaciones que resulten necesarias.

·Publicidad·
·Publicidad·