Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

José Blanco ha recibido el mensaje de que Nafarroa Bai está dispuesta a renunciar a sus principales exigencias: independencia, País Vasco y euskera

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“No está todo el pescado vendido”, aseguran con gráfica expresión desde Ferraz. El apoyo de UPN en la constitución del Parlamento Navarro para que los socialistas se hicieran con el bastón del poder no significa que ya hayan elegido un socio para gobernar en Navarra. El partido aún puede apostar por un tripartito junto a Nafarroa Bai y IU.

El apoyo de UPN hizo zozobrar el barco en el que trataban de aunar posiciones los socialistas navarros y Nafarroa Bai. El mensaje de desunión pareció consolidarse con las declaraciones de José Blanco, que aseguraba que “todo está muy verde con los nacionalistas navarros”. Ayer Blanco volvió a ratificarse en este mismo sentido en la sede de Ferraz. Blanco aseguró que no ha habido adelantos pero que tampoco tienen prisa. “Nosotros acercamos programas y, luego, candidatos”.

En esta última frase, aseguran a El Confidencial Digital fuentes de la sede socialista madrileña, es donde puede estar el ‘quid’ de la solución al atasco del actual pacto de gobernabilidad en la comunidad. Y es que, a pesar de las diferencias entre socialistas y navarros en aspectos que afectan a la independencia de Navarra, su anexión al País Vasco o a la implantación del euskera en la comunidad, Na-bai parece estar dispuesta a claudicar en estos puntos y “no exigir nada a cambio”. Este es el mensaje que ha llegado a la dirección de Ferraz que razona: “negociando con nosotros no perderían nada y ganarían la posibilidad de entrar en el Gobierno”. 

En esta nueva línea de acercar posturas se puede entender el escrito recibido el lunes en la sede de Nafarroa y en la de IU-N, con fecha del sábado día 23 de junio y firmado por el secretario general del partido, Carlos Chivite. En este texto se lanza un cabo a los dos partidos para retomar las negociaciones y se habla sobre la posibilidad de formar un Gobierno alternativo en la Comunidad foral.

Lo que está claro, aseguran a ECD fuentes internas al PSOE, es que los socialistas navarros no firmarán ningún escrito “comprometiéndose a bailar en solitario con Nafarroa Bai”, como le exigió esta formación la semana pasada.