Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El perfil de Julio López Borrero, el asesor español del presidente de Panamá, procesado por las escuchas del CESID y unido al CNI

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hace unas semanas, llegó a nuestro país el eco de una polémica surgida en Panamá sobre un asesor español del presidente de Panamá, procesado en su día por el caso de las escuchas ilegales del CESID, uno de los escándalos más sonados de la era González. Estos son los últimos datos sobre López Borrero.

La primera información sobre este asunto la dio el pasado 8 de septiembre la web Minuto Digital. El presidente de Panamá, Carlos Martín Torrijos, había contratado un asesor español de “oscuro pasado” en su etapa como funcionario del Centro Superior de Información para la Defensa (CESID).   Posteriormente, se conoció que López Borrero no sólo trabajaba para el gobierno centroamericano sino que mantenía intactos sus vínculos con la embajada española en Panamá. En concreto, como ha podido corroborar ECD, su nombre aparece en la lista del cuerpo diplomático acreditado en dicho país, y es ‘vox populi’ entre los funcionarios de la legación su existencia.   El Confidencial Digital ha podido recabar además en fuentes diplomáticas algunas notas acerca del controvertido personaje. Julio López Borrero es Teniente Coronel de Ingenieros del Ejército de Tierra, está casado y tiene dos hijos. Su mujer reside también en Panamá. Sus hijos se encuentran residiendo en España y tienen edad universitaria.   Actualmente es asesor de seguridad del presidente de Panamá, Martín Torrijos. Su llegada al cargo fue en 2004 y no se trató de una casualidad. Torrijos conocía a López Borrero con anterioridad y le llamó a su lado al poco de ganar las elecciones (2004). Había conocido a su asesor en una estancia anterior de éste en el país, que duró cuatro años.   Según un comunicado de la Presidencia de Panamá, enviado en su día a los medios, el trabajo de asesor de López Borrero tampoco es nuevo. En la nota se indica que trabajó para dos Ejecutivos anteriores, en concreto para Ernesto Pérez Balladares en 1997 y en 2001 para Mireya Elisa Moscoso.   La identidad de López Borrero se dio a conocer a la opinión pública española cuando se encontraba al frente del departamento de Acción Operativa del CESID. Su nombre apareció relacionado en el caso de las escuchas ilegales realizadas a políticos periodistas e incluso Su Majestad el Rey realizadas entre 1983 y 1991.   En el ámbito judicial, López Borrero ha quedado exonerado de responsabilidad en el citado caso al igual que el ex director general del CESID, Emilio Alonso Manglano, y otros cuatro agentes. Finalmente sólo el coronel Juan Alberto Perote, entoncesjefe delaAgrupación Operativa de Misiones Especiales (AOME) del CESID, de quien dependía el Gabinete de Escuchas. El resto no pudieron ser juzgados debido a la retirada de las acusaciones particulares.   López Borrero también estuvodestinado como segundo jefe del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA) donde el CNI tiene seis agentes trabajando constantemente.   Actualmente, y pese a sus responsabilidades en el Gobierno Panameño, El Confidencial Digital ha podido saber que todavía hoy López Borrero depende del Centro Nacional de Inteligencia aunque se encuentra en situación de vacante. Las fuentes consultadas por ECD sostienen que es un buen profesional, trabajador y competente.   Su presencia en el gobierno panameño fue muy criticada en su día por la prensa local por su relación con las “escuchas del CESID”. Sirva como ejemplo que en la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional de Panamá celebrada el 19 de septiembre de 2005, el diputado José Isabel Blandón exigía “que se defina con claridad cuáles son las funciones, ni qué es lo que está asesorando este señor” (...) y si ha venido aquí a asesorar al gobierno nacional para interceptar los teléfonos de la oposición, así como lo hizo en España”.   El asunto -vivamente agitado desde las filas de la oposición- ha terminado quedando en el olvido.