Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

CiU espera situar ahora a Manuel Silva en el CGPJ tras el “tropezón” de Jordi Gali en el Banco de España “por culpa” de ERC

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hace un año, CiU sufrió una gran decepción al comprobar cómo su candidato a ocupar una silla en el Banco de España no lograba hacerse con el puesto “por culpa” de ERC. Ahora las cosas han cambiado. Manuel Silva —íntimo amigo de José María Michavila y la apuesta de Unió- espera entrar en el CGPJ.

Hace un año, CiU sufrió una gran decepción al comprobar cómo su candidato a ocupar una silla en el Banco de España no lograba hacerse con el puesto “por culpa” de ERC. Ahora las cosas han cambiado. Manuel Silva —íntimo amigo de José María Michavila y la apuesta de Unió- espera entrar en el CGPJ. Existe cierta inquietud en la coalición liderada por Artur Mas por el peso que CiU siempre ha tenido en las instituciones del Estado y la constatación de que esa presencia ha ido menguando. Un ejemplo reciente: el fuerte avance de ERC provocó que CiU haya tenido que pactar con los republicanos el nuevo consejero “de la cuota catalana” en el Banco de España: Guillén López Casasnovas, un hombre cercano a Esquerra . Hasta ahora, Jordi Pujol disponía de su consejero sin tener que consensuarlo con otro partido catalán. Según ha podido saber El Confidencial Digital, la apuesta de la coalición catalana para el organismo era Jordi Gali, profesor de la Universidad Pompeu Fabra al igual que Casasnovas. Gali es además el director del CREI (Centro de Investigaciones en Economía Internacional), doctor en Ciencias Económicas por el Instituto de Tecnología de Massachussets. También ha sido profesor en la Universidad de Nueva York y en la de Columbia. Sin embargo, el escenario de poder ha cambiado. Con el acuerdo de Mas y Zapatero y el distanciamiento entre ERC y el PSOE a costa del “Estatut” han nacido otros “equilibrios”. CiU espera no tener ahora problemas para que sus candidatos a organismos estatales reciban el visto bueno del Gobierno. Y están pendientes algunos repartos de gran trascendencia. Entre ellos, puestos en el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo de Administración de RTVE o la Comisión Nacional de la Energía. Según informaciones recogidas por ECD, Unió ya ha pensado en un nombre para situar en el CGPJ: Manuel Silva. Hay que recordar que la actual cuota catalana en esta institución, Alfonso López Tena, fue una apuesta de Convergencia, por lo que ahora le toca el turno de elegir candidato a la formación liderada por Josep Antoni Duran i Lleida. Manuel José Silva es Abogado del Estado. Miembro del Comité de Gobierno de UDC, Silva ha sido Concejal del Ayuntamiento de Barcelona de 1995 a 1996 y diputado por esta ciudad de 1996 a 2004. En las elecciones del 14 de marzo de 2004 se quedó a tan sólo un escaño para volver a ser elegido diputado por Barcelona. Silva fue finalista en los premios 2003 de la Asociación de Periodistas Parlamentarios, en la categoría de “diputado más activo”. Esta distinción hecha por los periodistas no causa extrañeza si se visita su ficha en la página web del Congreso de los Diputados, en la que se recoge una extensa lista de las ponencias de proyectos de ley en las que trabajó. Su historial da fe también de las numerosas intervenciones que realizó en el Hemiciclo durante sus años como diputado. Se dice que a Manuel Silva le une una estrecha amistad con José María Michavila, ex ministro de Justicia. Curiosamente, ambos se enfrentaron dialécticamente en muchas ocasiones en sede parlamentaria, cuando el diputado catalán era el portavoz de Justicia de CiU en el Congreso. Sin embargo, hay quien apunta al hecho de que Manuel Silva haya sido el padrino de bautismo de uno de los vástagos de Michavila. Por otro lado, en fuentes del entorno del Tripartito se aseguraba hasta hace unas semanas que ERC no iba a dar batalla en la pugna por una vocalía del CGPJ. No obstante, la nueva política de alianzas PSOE-CiU podría provocar en Esquerra el deseo de alentar movimientos hostiles.