Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Mariano Rajoy diseñó su intervención sobre ETA sin ayudas externas, con el objeto de captar ‘titulares’ y cuidando evitar las cifras y el contraataque de Zapatero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las personas que trabajan mano a mano con el líder de la oposición advierten que a Mariano Rajoy le gusta escribir su propio “guión”. De hecho, para el debate del cierre de la legislatura el líder popular eligió personalmente los temas: las actas de ETA y el atentado que sufrieron los militares en el Líbano. Conozca las claves de su intervención.

El ‘día después’ del debate sobre el estado de la Nación ha dejado un balance agridulce de la intervención de Mariano Rajoy: un discurso consistente y muy elaborado de contenido, profuso en citas pero excesivamente centrado en ETA.

El propio Mariano Rajoy ha explicado a El Confidencial Digital las claves su intervención del martes en el Congreso de los Diputados. Frente a la profusión de cifras de Zapatero, Rajoy optó por evitarlas. Según ha relevado el dirigente popular, las cifras macroeconómicas no llevan a nada y quitan tiempo en los argumentos. Rajoy recuerda que dispone de menos tiempo que su oponente y debe medirlo al milímetro en “eficacia”.

No quiso usar los buenos resultados electorales de las pasadas elecciones autonómicas para evitar ofrecerle un flanco fácil al presidente del Gobierno. “¿Para qué recordar el 27-M? Zapatero podía haberme replicado, y llevaría razón, que no era yo el que me presentaba a esas elecciones”.

El líder de la oposición quiso comparecer en la cámara baja con sus réditos y sus victorias. Dejó de lado un perfil programático para su discurso y se centró en el ataque personal al presidente. Tras pasar por encima de la Economía, centró su exposición en el tema de ETA, en la ya famosa exigencia de la publicación de las actas del proceso de paz y en la muerte de militares en el Líbano. Dos temas que el líder popular eligió para lograr un hueco en los titulares y conseguir reducir al encumbramiento de Zapatero.

Rajoy no tuvo reparos en reconocer a ECD que, en el terreno personal, el presidente le había asestado varios golpes morales, entre otros, los lapsus verbales que cometió en una comparecencia al decir: “ETA es una nación”. Y cuando Zapatero “resumió” su trayectoria política en anteriores legislaturas, aludiendo al hombre que había pasado inadvertido en el Ministerio de Educación, el que había congelado los salarios de los funcionarios en Administraciones Públicas y el que, como líder de la oposición, no paraban de sugirle sucesores.

Mariano Rajoy, sin embargo, considera un ‘patinazo’ uno de los principales anunciosdel presidente el pasado martes, al ofrecer 2.500 euros por cada nuevo hijo. “Nosotros ofrecíamos 3.000 y así se lo he dicho en el hemiciclo”.

·Publicidad·
·Publicidad·