Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Miguel Ángel Santano, el superior de los policías del ácido bórico, está muy contento con el apoyo que recibe de sus subordinados en la Policía Científica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El comisario general de Policía Científica manifiesta en círculos privados que, después de conocerse los informes sobre el ácido bórico incluidos en el caso del 11-M, está siendo respaldado por toda la plantilla bajo sus órdenes. Los tres peritos autores de ese informe –se asegura- trabajan ahora entre los recelos y el aislamiento de sus compañeros.

El ambiente que se respira en la Comisaría General de Policía Científica parece estar un tanto enrarecido tras la polémica que surgió con la publicación de los informes del ácido bórico elaborados por tres peritos: Manuel Escribano, Isabel López y Pedro Manrique.

La situación, según le cuentan a El Confidencial Digital, es un tanto atípica porque el comportamiento entre los funcionarios policiales es distinto de puertas para dentro que de puertas para fuera. El comisario Santano ha asegurado a su entorno más cercano que circula un escrito entre los agentes de la comisaría de Policía Científica que tiene ya la firma de más de medio centenar de policías apoyando la gestión que han hecho sus mandos en el asunto del ácido bórico.

Por esta razón, el trabajo de los peritos Escribano, López y Manrique se hace cada día más complicado ante el aislamiento que sufren de sus propios compañeros que han llegado incluso, según las mismas fuentes, a negarles el saludo. Por el contrario hay quien afirma, dentro de esas mismas instalaciones, que ese comportamiento es distinto cuando se abandona el centro. Los tres peritos reciben entonces las llamadas de aliento y compañerismo de los agentes que trabajan en las dependencias de Policía Científica. 

Fuentes policiales aseguran a ECD que el hecho de que esos puestos de trabajo sean de libre designación es un “yugo” para quien los desempeña. Está en manos del superior remover de su puesto al funcionario que se haya mostrado “desleal” con la gestión del mando.

Los tres peritos que firmaron el informe del ácido bórico en el que se relacionaba a ETA con los terroristas del 11-M están trabajando en sus puestos. La notoriedad que han obtenido tras haber pasado por los tribunales y haber comparecido como testigos en un caso tan complejo podría llevarles a solicitar una baja psicológica. Un resquicio que no han utilizado de momento.

Personas del entorno de los tres funcionarios les señalan como empleados de una gran profesionalidad y señalan como significativo el hecho de que Manuel Escribano lleve 30 años trabajando en el Cuerpo Nacional de Policía. Su actual situación podría cambiar en unos meses si solicita su paso a segunda actividad.

El juez Baltasar Garzón exoneró de cualquier responsabilidad no sólo a Miguel Ángel Santano sino también a Telesforo Rubio, ex comisario de Información; Francisco Ramírez, jefe de Analítica de la Policía Judicial y al Jefe de Análisis, José Andradas.