Viernes 02/12/2016. Actualizado 17:20h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Ana Palacio maneja una agenda repleta de gente VIP: Jack Straw, Michel Garnier, Jaap de Hoop Scheffer o Silván Shalom

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Me considero muy afortunada porque tengo muy buenos amigos”, declaraba recientemente en Madrid la ex ministra de Asuntos Exteriores del Gobierno Aznar. Según parece, la “popular” Ana Palacio dispone últimamente de muy poco tiempo y todo por una agenda cargada de almuerzos, cenas o cafés con personajes VIP de la escena internacional.

“Me considero muy afortunada porque tengo muy buenos amigos”, declaraba recientemente en Madrid la ex ministra de Asuntos Exteriores del Gobierno Aznar. Según parece, la “popular” Ana Palacio dispone últimamente de muy poco tiempo y todo por una agenda cargada de almuerzos, cenas o cafés con personajes VIP de la escena internacional. La amistad personal de Ana Palacio con dos personajes clave del anterior ejecutivo de George Bush, Condoleezza Rice y Colin Powell, dio mucho que hablar en su día. Los comentarios acerca de la buena sintonía de la ministra de Exteriores con la Administración americana provocaron, por ejemplo, severas críticas en la oposición socialista. Unos meses después de su salida del Gobierno, Ana Palacio parece mantener una intensa actividad en el exterior con personajes de alcance internacional. Recientemente, se tomaba un café y departía amigablemente con el ministro de Asuntos Exteriores británico, Jack Straw. Hace dos semanas, se la pudo ver en Bruselas almorzando con el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer. También reservó un espacio jornadas atrás para charlar largo y tendido con el titular de Exteriores del Gobierno francés, Michel Barnier. Hace unos meses, la ex ministra recibió una llamada telefónica de una señorita que le comunicó: “Señora Palacio, le paso al ministro de Asuntos Exteriores de Israel”. Ana Palacio pensó que se habían confundido y se trataba del embajador de Israel en España. Pero no. Se trataba efectivamente de Silván Shalom, ministro de Exteriores, que se había enterado de que la española tenía pensado viajar a Jerusalén.