Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

En el Partido Popular se piensa que, si Ibarretxe convoca un referéndum, se debe enviar a la policía a retirar las urnas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La posibilidad de que Ibarretxe opte por convocar por su cuenta una consulta en el País Vasco sobre su famoso “Plan” está siendo estudiada con detalle por los partidos políticos estatales, con el fin de fijar con antelación cuál tendría que ser la reacción ante una situación semejante. En ambientes del PP lo que ahora se baraja es enviar a la policía.

La posibilidad de que Ibarretxe opte por convocar por su cuenta una consulta en el País Vasco sobre su famoso “Plan” está siendo estudiada con detalle por los partidos políticos estatales, con el fin de fijar con antelación cuál tendría que ser la reacción ante una situación semejante. En ambientes del PP lo que ahora se baraja es enviar a la policía. Según todas las predicciones, el “lehendakari” se mantendrá en su idea de acudir a los vascos para preguntar sobre su propuesta soberanista, que ahora él mismo ya no llama “Plan Ibarretxe” porque ha recibido el respaldo del Parlamento Vasco, y que ha pasado a denominar Nuevo Estatuto. El “no” del Congreso de los Diputados estaba ya descontado y no frenará la iniciativa patrocinada por el PNV. En el Partido Popular se analiza la situación de una consulta ilegal, y la primera conclusión es que hay que evitar que algo así se celebre, ni siquiera con alcance limitado o simbólico. Porque, si hubiera cualquier veredicto de las urnas, por imperfecto y cuestionable que pareciera, a partir de ese momento el PNV podría “presentar” públicamente que realmente ha existido una consulta y sus resultados como fundamento para una reclamación definitiva. El procedimiento más elemental para evitarlo, si finalmente Ibarretxe convoca esa consulta a los ciudadanos, es enviar a las fuerzas del orden a los locales correspondientes y que, sin más, procedan a retirar las urnas desde el primer momento. La sensación que se tiene es que una iniciativa de ese estilo no provocaría una resistencia violenta por parte de nadie en el País Vasco, ni por sus habitantes, ni por supuesto por la Ertzantza. No obstante, desde el PP se plantea un interrogante de fondo, sobre si el Gobierno de Rodríguez Zapatero —aparte de las hipotecas de la mayoría que le dan los nacionalistas de Esquerra- tendrá resortes políticos y determinación suficiente para impedir esa consulta enviando para ello a las fuerzas del orden.