Miércoles 23/08/2017. Actualizado 08:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El espionaje a partidos políticos está prohibido

Podemos sospecha que tiene policías infiltrados en sus asambleas

Existe un clima de psicosis de inseguridad en las reuniones internas. Algunos militantes han abandonado la formación tras ser acusados de espías y de soplones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Al igual que ocurrió con las asambleas que se formaron alrededor de las protestas del 15-M, los círculos ciudadanos de Podemos temen también haber sido ‘tomadas’ por agentes de policía de paisano. Existe una cierta psicosis de estar vigilados. Algunos militantes han abandonado las reuniones tras ser acusados de infiltrados.

Pablo Iglesias en una asamblea de Podemos. Pablo Iglesias en una asamblea de Podemos.

En pleno auge del movimiento 15-M comenzaron a aparecer vídeos de supuestos policías infiltrados entre los manifestantes. Se afirmó que esos presuntos agentes, que en realidad nunca llegaron a confirmarse, eran en ocasiones los que iniciaban la actuación violenta frente a los cuerpos de seguridad con el objetivo provocar su intervención.

Clima de psicosis

Aquellos vídeos provocaron un clima de tensión en las asambleas ciudadanas y dispararon las sospechas de que había agentes de Policía de paisano tratando de conocer cuáles serían sus próximos movimientos. Incluso se distribuyeron consignas para tratar detectarles y desenmascararles.

Tal y como ha sabido El Confidencial Digital, se trata de una situación similar a la que se vive en estos momentos en las asambleas y reuniones internas de Podemos.

Según fuentes de la formación, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, existe un clima de “psicosis”, en el que muchos militantes se acusan unos a otros de ser infiltrados policiales en busca de información sobre sus movimientos y sus identidades. El ambiente, cuentan, se ha enrarecido.

“Me voy porque me acusan de policía”

En las últimas semanas se han llegado incluso a dar casos de simpatizantes de Podemos que han decidido abandonar la militancia activa en la formación y han dejado de acudir a los círculos ciudadanos.

Uno de estos casos se registró hace poco en Madrid, en una de las concentraciones de distrito más multitudinarias de todas las que se pueden encontrar en la capital. Según ha constatado ECD, uno de los asistentes tomó la palabra y anunció que era “la última vez que participaba en un círculo”.

Según el relato de testigos presenciales, ese participante -una persona de mediana edad, vestido con pantalón, camisa y zapatos- aseguró que se iba “porque personas de este círculo me han estado acusando de ser un policía infiltrado”.

Explicó que iba “vestido así” porque trabajaba en un puesto de dirección de unos grandes almacenes, que su intención era “colaborar con mis propuestas” pero, vistas las presiones que recibía, había tomado la decisión de dejar la militancia.

“Esos dos actúan como 'secretas'”

Otra de las situaciones que sirven para ejemplificar el clima de desconfianza que se ha adueñado de las reuniones de Podemos tuvo lugar en otra gran ciudad española, hace apenas unas semanas.

Los militantes locales estaban celebrando un encuentro para sentar las bases de su hoja de ruta futura, cuando detectaron la presencia de “dos individuos que actuaban de forma un tanto sospechosa, como si fueran 'secretas'”.

Según cuentan a ECD testigos de la escena, los dos jóvenes se encontraban prácticamente al margen de la reunión. No participaron ni tomaron la palabra en ningún momento. Tan sólo se les veía cuchichear entre ellos y observar detenidamente al resto de asistentes.

Al final del acto, uno de los organizadores –que se había percatado de su comportamiento- se les acercó y les ofreció un folleto con algunos de los puntos tratados en la reunión. Ellos rechazaron el ofrecimiento. Se les solicitó su correo electrónico, para mantenerles informados de futuras reuniones, y se negaron a darlo y abandonaron el lugar, lo que dio pie a todo tipo de sospechas entre los asistentes.

Infiltrarse en partidos políticos es “ilegal”

El Confidencial Digital se ha puesto en contacto con un portavoz oficial del Cuerpo Nacional de Policía  para preguntar sobre esas supuestas infiltraciones de policías en la militancia de Podemos.

Los portavoces de la Policía desmientencategóricamente” que exista un espionaje sobre el partido de Pablo Iglesias.

Explican que ese tipo de actuaciones es contraria a la ley vigente, que impide cualquier tipo de seguimiento, encubierto o no, sobre actividades políticas de formaciones legales.

“Que no busquen publicidad gratuita”

Fuentes sindicales del cuerpo, consultadas por este confidencial, coinciden en el análisis que se ofrece desde la Dirección General de la Policía: es completamente ilegal cualquier tipo de infiltración.

“Ese temor de Podemos está totalmente infundado” afirman. Y van más allá: consideran que la formación puede estar utilizando dicho “falso temor” para conseguir relevancia pública.

“Que no utilicen al Cuerpo Nacional de Policía para conseguir publicidad gratuita” sentencian desde una de las principales asociaciones policiales.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·