Viernes 30/09/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Quejas en el Congreso por el caos en las comparecencias de presupuestos: coincidencia de sesiones y ausencia de taquígrafos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El debate presupuestario que está teniendo lugar estos días en el Congreso de los diputados está crispando los ánimos de aquellos que deben seguirlo, en un clima enrarecido por la falta de organización: se solapan las sesiones, faltan taquígrafos... y políticos y periodistas no dan abasto.

El debate presupuestario que está teniendo lugar estos días en el Congreso de los diputados está crispando los ánimos de aquellos que deben seguirlo, en un clima enrarecido por la falta de organización: se solapan las sesiones, faltan taquígrafos... y políticos y periodistas no dan abasto.

 

El miércoles pasado dieron comienzo las comparecencias informativas de los altos cargos del Gobierno que deben explicar los Presupuestos Generales del Estado del Ejecutivo de Zapatero para el año 2005. Secretarios de Estado, subsecretarios de Ministerios y otros dirigentes de segundo nivel se reparten esta tarea distribuidos en las distintas comisiones ministeriales.

 

El caos se desató la semana pasada por la coincidencia en el tiempo de un gran número de ellas, lo que imposibilitó, por ejemplo, la presencia de taquígrafos en todas las salas. La consecuencia directa de este hecho es bien simple: si no hay acta taquigráfica, se graban las intervenciones en cinta magnetofónica y la transcripción de los discursos tarda unos ocho o diez días en hacerse pública.

 

Según relata alguno de los protagonistas, el pasado viernes se vivió una escena especialmente pintoresca en la Carrera de San Jerónimo al coincidir las comparecencias sobre los presupuestos con otros dos eventos de gran relevancia: el Consejo de Ministros y el inicio de la Comisión Parlamentaria que investiga lo sucedido el 11-M.

 

Para complicar un poco más las cosas, mientras los altos cargos se encontraban informando sobre las futuras cuentas del Estado, los titulares de algunos Ministerios decidieron convocaron una rueda de prensa para explicar las novedades de sus partidas, en un flagrante caso de contraprogramación política.

 

Ese fue el caso, por ejemplo, del ministro de Trabajo, Jesús Caldera, que compareció ante los periodistas mientras intervenían en el Congreso dos Secretarios de Estado de su departamento.