Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Representantes de Asuntos Exteriores viajan a Venezuela y celebran otra reunión “discreta” con Hugo Chávez

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Es conocido el afán de discreción que guía en los últimos tiempos la actividad del gobierno de Zapatero, con reuniones a veces secretas y a veces discretas entre altos cargos de la administración y personajes del ámbito político. Según ha podido confirmar El Confidencial Digital, una delegación de Exteriores encabezada por Bernardino León acaba de realizar un viaje a Venezuela de estas características.

Es conocido el afán de discreción que guía en los últimos tiempos la actividad del gobierno de Zapatero, con reuniones a veces secretas y a veces discretas entre altos cargos de la administración y personajes del ámbito político. Según ha podido confirmar El Confidencial Digital, una delegación de Exteriores encabezada por Bernardino León acaba de realizar un viaje a Venezuela de estas características. Al margen de los fugaces encuentros de Miguel Ángel Moratinos con sus homólogos norteamericanos, existe un gran interés por parte del Ejecutivo español hacia el mandatario venezolano Hugo Chávez, entusiasta adherente de la Alianza de las Civilizaciones propugnada por Rodríguez Zapatero y su ministro de Exteriores. De hecho, Caracas parece haberse convertido en un destino preferente del partido en el gobierno: tras la cancelación de la visita de Zapatero a instancias del presidente colombiano Álvaro Uribe, José Bono mantuvo una “discreta” entrevista con Hugo Chávez en el Palacio de Miraflores. La discreción, sin embargo, no termina aquí, puesto que en días recientes, según ha podido saber ECD, una delegación de Exteriores, encabezada por Bernardino León, mano derecha de Moratinos y Secretario de Estado de Política Exterior, viajó rumbo a Venezuela a mantener otra entrevista con el máximo mandatario venezolano. ¿El propósito? Al margen de la Alianza de Civilizaciones, la conversación habrá girado en torno a los actuales problemas entre Colombia y Venezuela, y al posible contrato con IZAR para la construcción y reparación de barcos venezolanos, de cara al rearme que está llevando a cabo Hugo Chávez. Rearme, por cierto, que preocupa y mucho en Hispanoamérica, sobre todo, en Estados Unidos, pues la “revolución bolivariana” de Chávez parece tener una clara vocación expansionista. De hecho, al margen de la retirada de las tropas de Irak, el principal problema que tiene actualmente la Administración estadounidense con España es la estrategia de acercamiento a Cuba y Venezuela del gobierno de Zapatero, un acercamiento que colisiona frontalmente con la política de Estados Unidos en la zona, manifestada en su apoyo a Colombia contra el narcotráfico y las guerrillas. Por otra parte, se teme —según comentan a ECD algunos analistas- la hipoteca que pueda suponer esta negociación con Chávez por los barcos: el alivio de la situación de IZAR mediante la contratación de carga de trabajo venezolana para los astilleros podría exigir un comprometido apoyo político por parte de España a los planes de Chávez.