Martes 25/04/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Las pifias de ZP y Blanco en Arabia Saudí en busca del contrato del siglo: llegaron tarde, cada uno en un avión y… se olvidaron la carta del rey

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Arabia Saudí elegirá en agosto de 2010 el consorcio internacional que construirá su primera línea ferroviaria de alta velocidad. España, junto con otros países, opta al concurso, y el Gobierno mueve ficha. Viajaron allá Zapatero y Blanco, pero la visita estuvo llena de pifias.

La delegación oficial, formada por el presidente del Gobierno y el ministro de Fomento, llegó a Yeda el 24 de noviembre. Sin embargo, cada uno viajó en un avión distinto, a pesar de que ambos provenían de El Cairo, donde se había reunido con el presidente Hosni Mubarak.

Fuentes diplomáticas españolas a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital han relatado con cierto detalle la “desazón” con que vivieron esos dos días de la visita sus colegas destinados en el país árabe. Porque no estuvo exento de improvisaciones y de pifias por parte de la delegación española.

El objetivo del viaje era allanar el terreno de cara a la concesión, en agosto, del ‘macroproyecto’ ferroviario de alta velocidad que unirá las históricas ciudades saudíes de La Meca y Medina, la llamada ruta de la ‘Hijra’, la más recorrida por los peregrinos islámicos. Según los analistas, se trata de uno de los proyectos de mayor envergadura económica del mundo.

Para empezar, las fuentes citadas cuentan que la visita de Zapatero y Blanco llegó bastante tarde: una delegación francesa, país que también opta al concurso, ya había estado antes, casi una semana entera, ganándose el favor los altos funcionarios saudíes. Estaba encabezada por Anne-Marie Idrac, la ministra de Comercio Exterior.

Pero lo más grave fue que una carta al rey Abdulá firmada personalmente por el rey don Juan Carlos, que es buen amigo del monarca saudí, “se la habían olvidado en España”. Tuvo que ser transportada en un tercer avión que llegó procedente de Madrid.

Finalmente, el día 25 Zapatero cenó con el rey y pudo entregarle la carta, en la que don Juan Carlos mediaba para conseguir que el proyecto ferroviario fuese adjudicado a empresas españolas. Según los diplomáticos consultados, resulta evidente “la poca previsión con la que el Gobierno preparó la visita”.

A la construcción del tren de alta velocidad optan dos consorcios españoles –formados por Indra, OHL, Renfe y Adif, entre otros-. El proyecto supone una inversión cercana a los 6.500 millones de euros, para la construcción (3.500 millones) y para la explotación de la línea por un periodo de 12 años, a la que opta Renfe (otros 3.000 millones de euros).