Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Un informe confidencial de la Guardia Civil, elaborado tras una bronca a Mesquida en Badajoz, desvela el seguimiento de agentes, periodistas y familiares

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Servicio de Información de la Guardia Civil realizó seguimientos y recabó datos de las personas que participaron en un acto de protesta durante una visita de Joan Mesquida a Badajoz. Los manifestantes se quejaron de la situación del destacamento de Tráfico de la zona. ECD ha accedido a un informe con detalles de los asistentes al acto, las personas que lo prepararon y los reactores de los dos diarios de la región que se hicieron eco del incidente.

Joan Mesquida, director General de Policía y Guardia Civil, visitó Badajoz a mediados del pasado julio para asistir al acto de toma de posesión del General de Brigada de la III Zona, en Extremadura. Durante el acto, familiares de 15 agentes fuera de servicio pertenecientes al Destacamento de Tráfico de Badajoz, que se hallaban de baja por depresión protestaron a las puertas de la Comandancia.

A raíz de estos hechos el Servicio de Información de la Guardia Civil (SIGC) abrió una investigación y emitió una “Nota Informativa” con fecha de 27 de julio del pasado 2006, clasificada como ‘Confidencial’ en la Dirección General de la Guardia Civil (DGGC). En ese escrito se facilitan datos de los participantes en la protesta, de los guardias con los que les une parentesco y hasta de las fuentes contactadas y datos manejados por los periodistas de los diarios regionales Extremadura y Hoy que informaron sobre el incidente.

El informe del SIGC, al que ha tenido acceso El Confidencial Digital, es particularmente minucioso en el relato de los hechos: “Mientras llegaban los representantes políticos y civiles, los manifestantes lanzaron gritos similares a las leyendas que figuraban en las pancartas que portaban, tales como ‘No al acoso laboral’ y ‘Silencio igual a impunidad’, mientras que los pitos que portaban no dejaban de sonar”.

Las protestas de los familiares, muchos de los cuales fueron identificados por agentes de la Policía Nacional, hacían referencia a la crisis sufrida en el destacamento de Tráfico de Badajoz que provocó la baja psicológica de hasta treinta guardias civiles. Unos hechos que ya fueron narrados en ECD a través del informe que realizó sobre los mismos el Jefe de la Agrupación de Tráfico, General de Brigada Rogelio Martínez Masegosa.

Los responsables del SIGC refieren en su nota la identidad de varias personas que estuvieron vinculadas con la protesta, e incluso desvelan los nombres de los agentes que, a título personal, remitieron cartas al director de un medio de comunicación. También se notifica la asistencia a la protesta, además de los familiares ya citados, de representantes de los sindicatos CSI-CSIF, CCOO, UGT y del Sindicato Unificado de Policía (SUP).

Entre la detallada información que glosa el informe confidencial remitido a la DGGC se hace constar que la persona que leyó un manifiesto al finalizar el acto de protesta es la esposa de un guardia civil, de baja en aquellos momentos, de quien se expone incluso un breve parte médico sobre sus problemas psicológicos.

En el capítulo de las conclusiones es cuando el informe es más duro a la hora de analizar las motivaciones de la protesta. Mientras que el Jefe de la Agrupación de Tráfico reconocía la existencia de una crisis en el destacamento por la dureza de un mando y la falta de comunicación con otros, el informe al que ha tenido ECD culpa a la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) de atesorar intereses espurios para convocar la protesta como “demostrar a los asociados que AUGC puede criticar las decisiones de los mandos, con la finalidad de darse publicidad y captar un mayor número de socios”. En otro momento, señala “intentan culpar al Capitán Jefe del Subsector de las bajas psicológicas existentes en el mismo y que la opinión pública lo crea”.

La razón de las bajas psicológicas, que han llevado a varios guardias del destacamento de Tráfico de Badajoz a tener ‘ideas suicidas’ y a llevarlas al intento en algunos casos, no sería otra -para los redactores de la nota- que esperar a que “pase el tiempo y, conseguir lo que otros muchos han conseguido ya, es decir la baja definitiva y el cobro de la pensión como si tuvieran 65 años”.

El informe, en el que se adjuntan los recortes de prensa de las noticias que sobre el incidente aparecieron en los medios de comunicación extremeños, deja muy claro que se investigó a los redactores a fin de conocer sus intereses y las fuentes empleadas para la elaboración de la información.