Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los funcionarios de prisiones se niegan a llevar la placa identificativa que propone el Ministerio del Interior: “es una tarjetita de chicos de supermercado”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde hace unos quince días, los funcionarios de prisiones están obligados a llevar en un lugar visible una tarjeta identificativa con su fotografía y DNI. Los afectados critican la medida de la dirección general de Instituciones Penitenciarias.

La norma fue publicada el pasado 23 de octubre en el Boletín Oficial del Estado (BOE). El Ministerio del Interior obliga a todos los funcionarios de prisiones a lucir en su uniforme una tarjeta identificativa personal. El departamento de Rubalcaba actualiza este distintivo tras la renovación de los uniformes textiles que se produjo hace unos meses, que comprometía la seguridad de los funcionarios y de la que se informó en estas páginas (véalo aquí).

De esta forma, todos los funcionarios lucen ya en la parte superior izquierda de su pecho unas tarjetas de 85 x 35 milímetros, con la fotografía del empleado, el escudo de la Nación, el nombre del Centro Penitenciario, la firma del director correspondiente, el puesto de trabajo del funcionario así como su número de carné profesional. Todo ello acompañado por la leyenda “Ministerio del Interior” y “Dirección General de Instituciones Penitenciarias”.

La orden firmada por el ministro especifica que el distintivo personal sea obligatorio “tanto para el personal que deba utilizar uniforme, como para el que esté excluido de su uso”

Esta medida ha sido muy criticado por algunos funcionarios de prisiones que las definen como “tarjetitas de chicos de supermercados”. Las fuentes consultadas por ECD reclaman que la directora general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, atienda a otras cuestiones más importantes, como la masificación de las prisiones o las agresiones a funcionarios en los centros penitenciarios.