Viernes 02/12/2016. Actualizado 17:20h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El plan para suprimir dos bases de helicópteros provoca que el General de las FAMET inicie un ‘tour’ para calmar el revuelo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La noticia publicada por El Confidencial Digital el pasado lunes 7 de mayo ha generado gran revuelo entre los integrantes de las unidades de helicópteros que se baraja eliminar. El General de las Fuerzas Aeromóviles del Ejercito de Tierra (FAMET), Juan Esteban-Verástegui, ha realizado un ‘tour’ para calmar al personal.

ECD publicó a comienzos de esta semana –vea aquí la noticia- que el jefe de la Fuerza Terrestre del Ejército de Tierra, el General Pedro Pitarch, ha recibido una propuesta del responsable de las FAMET que contempla la desaparición de las unidades de la Bhelma III de Agoncillo y la Bhelma IV de Sevilla.

La difusión de la noticia ha obligado al General Esteban-Verástegui a dar explicaciones entre el personal de las unidades tras la alarma que ha creado este plan reservado. La primera unidad que ha visitado es la Bhelma IV de El Copero, Sevilla. Además, está previsto que este viernes acuda a Agoncillo.

La visita a la base en Andalucía, que no estaba prevista, ha tenido lugar el martes pasado. Según las fuentes consultadas, Esteban-Verástegui ha confirmado que el plan de desmantelamiento de las bases existe y que él es el promotor del mismo. Para calmar a los militares de El Copero ha asegurado que Pitarch no está de acuerdo con la propuesta y que, de momento, no habrá cambios. Sin embargo, el calendario que se maneja en el Ministerio de Defensa que dirige José Antonio Alonso es otro.

Según fuentes de toda solvencia consultadas por El Confidencial Digital, el plan de la desaparición de las unidades de helicópteros en Sevilla y La Rioja sigue vigente. El propósito de Defensa es no activar este proyecto de reestructuración de unidades hasta pasadas las elecciones del próximo 27 de mayo e incluso las generales en 2008, por la impopularidad de la medida que afecta a los familiares de los soldados y personal civil de las bases.