Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Religión

Benedicto XVI y la Santa Sede estudian el levantamiento de la excomunión a los seguidores de Lefebvre, que aún no se ha producido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Papa Benedicto XVI ha presidido una reunión con los cardenales y los jefes de los dicasterios de la Curia Romana en la que uno de los principales temas que se ha afrontado ha sido la cuestión de un posible acercamiento y la posibilidad de revocar la excomunión de los miembros de la Fraternidad San Pío X, el movimiento tradicionalista, conocido como los ‘lefebvrianos’.

Por otro lado en la reunión que ha tenido la Santa Sede estos días con los representantes de esta Fraternidad, no se habría llegado a ningún acuerdo sobre el acercamiento a la Iglesia de Roma de los ‘lefebvrianos’, por lo que los participantes aplazaron cualquier decisión sobre este tema para un nuevo encuentro que se realizará en torno al próximo 20 de marzo. Los partidarios del diálogo esperan que el Papa les conceda dos peticiones: por un lado, que se retire la excomunión a sus altos representantes y, por otro, que se pueda celebrar la misa de San Pío V en latín sin necesidad de pedir permiso escrito a las autoridades eclesiales. El coordinador de este debate sobre la vuelta a la Iglesia de la Fraternidad San Pío X es el prefecto de la Congregación para el Clero, el cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos, aunque el primero que dio un paso para el acercamiento fue Benedicto XVI que el pasado 29 de agosto recibió al superior. Ante las expectativas levantadas por esta audiencia, el portavoz del Vaticano, Joaquín Navarro Valls, informó en un comunicado de que pese a "las dificultades, existe la voluntad de proceder gradualmente y, en breve tiempo, a un acercamiento entre la Iglesia y este movimiento tradicionalista". Los ‘lefebvrianos’, que cuentan con cuatro obispos y 480 sacerdotes, no acepta los cambios aprobados en el Concilio Vaticano II. La tensión con la Santa Sede aumentó cuando Juan Pablo II dictó en 1988 la excomunión para los obispos consagrantes, monseñor Lefebvre y los sacerdotes Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta.