Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Religión

El encuentro Moratinos-Monteiro tuvo un objetivo primordial: el Gobierno no quiere volver a “quedar en evidencia” ante el Vaticano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La semana pasada se reunieron el Nuncio de Su Santidad en España y Miguel Ángel Moratinos. El encuentro tuvo una finalidad principal: no se quiere repetir el resbalón de la Vicepresidenta en su pasada visita vaticana.

La semana pasada se reunieron el Nuncio de Su Santidad en España y Miguel Ángel Moratinos. El encuentro tuvo una finalidad principal: no se quiere repetir el resbalón de la Vicepresidenta en su pasada visita vaticana. Según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores, el objeto del encuentro del pasado jueves entre Manuel Monteiro y el ministro de Exteriores del Gobierno Zapatero era la llegada de Benedicto XVI a Valencia, los próximos 8 y 9 de julio, para inaugurar el “Foro de la Familia” (sic) . Los autores de la nota confundieron, efectivamente, el “Foro de la Familia” con el “Encuentro Mundial de las Familias”. También se anunciaba en la citada nota que Moratinos se desplazará en febrero a Roma para tratar con las autoridades vaticanas diversos aspectos de las relaciones entre España y la Santa Sede. Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes eclesiásticas, la reunión entre Moratinos y Monteiro no perseguía “preparar” el viaje a España del Santo Padre —aunque sí se habló del asunto- sino abordar en profundidad el viaje a Roma del ministro en febrero. En el departamento de Exteriores están muy preocupados porque no quieren volver a quedar en evidencia, ante la Santa Sede, como sucedió con el viaje de Fernández de la Vega en vísperas de la manifestación del 12 de noviembre. En aquella ocasión el Vaticano le recordó a la Vicepresidenta que el interlocutor válido para los temas que deseaba tratar era la Conferencia Episcopal y que, para eso, no tenían que ir a Roma, pues la Santa Sede confía en los obispos españoles y está en plena sintonía con ellos.