Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Se habla de una presidencia con riesgos excepcionales

Policías españoles analizan la seguridad de Trump: una mano falsa para camuflar un subfusil

Conclusiones del despliegue en la toma de posesión. Guardaespaldas muy próximos al presidente; prohibidas gorras y mochilas; armas largas en poder de los escoltas. Vea imágenes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Donald Trump fue proclamado presidente de los Estados Unidos el pasado viernes en una ceremonia menos multitudinaria que la que tuvo Barack Obama hace ocho años pero con “impresionantes medidas de seguridad”. Así califican expertos de la Policía Nacional el dispositivo desplegado por los norteamericanos que, además, ha deparado algunas sorpresas.

Donald Trump, acompañado del escolta de la mano falsa. Donald Trump, acompañado del escolta de la mano falsa.

El nuevo inquilino de la Casa Blanca contó, durante toda la ceremonia de la toma de posesión, con una protección que ha costado a las arcas estadounidenses 100 millones de euros. Nadie que no estuviera “fichado” previamente por los servicios de seguridad pudo acercarse a él y ningún coche pudo circular en un perímetro de 3,7 kilómetros cuadrados.

Unas medidas de seguridad atribuidas a los riesgos excepcionales que muchos ven para el nuevo presidente de EEUU, pero que son habituales en este tipo de eventos. No obstante, sí se incluyeron más restricciones y precauciones que en otras ocasiones por la “amenaza específica y creíble” –en palabras del secretario de Seguridad Jeh Johnson- de “actos individuales de extremismo violento”, como “los ocurridos en Alemania y Francia en los últimos meses”.

En España, expertos de la Policía Nacional han estudiado minuciosamente el despliegue. Algunos, incluso, han intercambiado imágenes y vídeos sobre estrategias concretas llevadas a cabo por las autoridades estadounidenses.

El Confidencial Digital ha podido contactar con algunos de estos analistas, que han descubierto medidas de seguridad sorprendentes durante la proclamación de Trump.

Una mano falsa para camuflar un subfusil

Una de ellas, quizá la que más ha llamado la atención tanto de policías como de ciudadanos de a pie, ha sido la forma en la que un escolta de Donald Trump camuflaba un arma larga, situando encima de ella una mano aparentemente falsa para taparla.

Imágenes de este agente, incluidas en la parte inferior de esta página, han corrido como la pólvora en grupos de WhatsApp del Cuerpo Nacional, donde se ha identificado el arma como un “subfusil”.

Las fuentes consultadas por ECD explican que, en el despliegue, “había más agentes con este tipo de armas”. Además, añaden, el intento de camuflar el subfusil, bien con el brazo rígido o usando un atrezzo, “ya se ha dado en otras ocasiones” y es algo que en la población norteamericana no sorprende tanto: “Es una forma de ampliar la seguridad pero sin descuidar la imagen, algo muy importante para ellos”.

En España, explica la policía española, “los únicos que usan armas largas son los francotiradores”. Los guardaespaldas llevan únicamente armas cortas.

Escolta muy próxima y tres cordones de seguridad

En el Cuerpo Nacional, no obstante, sí han encontrado algunos paralelismos en el despliegue realizado en Washington con los que se realizan en España para visitas oficiales del presidente o en desfiles militares.

Las autoridades norteamericanas establecieron tres cordones de seguridad en torno a Trump, muy parecidos a los realizados por la Policía Nacional: “El primero es una valla, el segundo un cordón policial y el tercero, los propios escoltas del presidente”.

No obstante, en el caso de Washington, las precauciones fueron mayores. A un metro de la valla donde se encontraba el público, se formó un cordón de agentes de la Policía, al que le seguía otro formado por militares. Y, en cuanto a los guardaespaldas que estaban con Trump, “se encontraban muy cerca del presidente”.

Una circunstancia, esta última, que ha llamado especialmente la atención: “En España se da más espacio. Solo se está tan próximo en grandes aglomeraciones, aunque en el caso que nos ocupa no había riesgo de que nadie se le acercara”.

Todos los asistentes, identificables

En este sentido, los únicos que pudieron estar cerca del presidente Trump en su recorrido hasta la Casa Blanca, además de los guardaespaldas y su familia, fueron los periodistas gráficos que le acompañaron en todo momento.

Cada uno de ellos, explican las fuentes consultadas, habían sido identificados previamente, además de haber superado un control de seguridad previo. Algo similar a lo que tuvieron que pasar todos los asistentes a la toma de posesión, que tuvieron que adquirir unos tickets a modo de entrada antes de acceder a la Explanada de Washington.

El objetivo, explican a ECD no era otro que identificar a todos y cada uno de los asistentes. Una “prioridad máxima” que provocó, entre otras cosas, que ninguno de los allí presentes pudiera llevar gorro que dificultara su identificación.

Otras restricciones que llamaron la atención fueron la prohibición de llevar mochilas e, incluso, palos-selfie.

En España, explican las fuentes consultadas, no se prohíben mochilas, aunque “sí se revisan”, ni gorros, pero “se identifica a todo aquel que los lleva”.

Un dispositivo inimaginable en España

Pese a las similitudes que encuentran en España al despliegue realizado por la proclamación de Donald Trump, “hay muchas más diferencias que coincidencias”. De hecho, en la Policía Nacional consideran que un dispositivo de tal magnitud es “inimaginable aquí”.

Las autoridades norteamericana anunciaron la movilización de un total de 28.000 efectivos, entre los agentes de la policía de la nación, de la local de Washington, del Servicio Secreto, de la Administración de Seguridad de Transporte, del FBI, de la Policía de Parques y de la Guardia Costera.

En España, el mayor despliegue realizado en los últimos años tuvo lugar en 2014 con la proclamación de Felipe VI. En esa ocasión, se movilizaron 7.000 agentes. Una cifra histórica en el país que, sin embargo, nada tiene que ver con los despliegues realizados en Estados Unidos.

Vea, a continuación, las imágenes del escolta con una mano falsa para camuflar el subfusil:

  • Donald Trump, acompañado del escolta de la mano falsa. Donald Trump, acompañado del escolta de la mano falsa.
  • Donald Trump, acompañado del escolta de la mano falsa. Donald Trump, acompañado del escolta de la mano falsa.
  • Donald Trump, acompañado del escolta de la mano falsa. Donald Trump, acompañado del escolta de la mano falsa.
  • Donald Trump, acompañado del escolta de la mano falsa. Donald Trump, acompañado del escolta de la mano falsa.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·