Zarzuela ‘prohíbe’ a Juan Carlos I que viaje a Sanxenxo en mayo, en vísperas de las elecciones

Le ha trasladado que no es conveniente una visita a España en periodo electoral pero le ha ‘autorizado’ a entrenar con el ‘Bribón’ en otro momento de forma discreta

El Rey Juan Carlos, durante su última visita a España, en mayo de 2022 en Sanxenxo.
El Rey Juan Carlos, durante su última visita a España, en mayo de 2022 en Sanxenxo.
  1. Sanxenxo, la pasada primavera
  2. A una semana del 28-M
  3. Entrenar con discreción
  4. Un espectáculo mediático
  5. Que venga “por invitación”
  6. Moncloa ha suavizado la posición
El Rey emérito Juan Carlos I.
Zarzuela ‘prohíbe’ a Juan Carlos I que viaje a Sanxenxo en mayo, en vísperas de las elecciones.

Juan Carlos I declaró en París, con ocasión del ingreso de Mario Vargas Llosa en la Academia Francesa, que “seguramente” viajaría a España pronto. Dejó entrever que quizá volvería a repetir la visita de mayo del año pasado, cuando se desplazó a Sanxenxo desde Abu Dabi. Zarzuela ha desautorizado ese desplazamiento, en vísperas de las elecciones municipales y autonómicas.

Tras ser archivadas las investigaciones de la Fiscalía sobre su patrimonio, don Juan Carlos comunicó a Felipe VI, mediante una carta, su intención de “continuar residiendo de forma permanente y estable en Abu Dabi”, pero con intención de viajar “con frecuencia” a España. Sin embargo, no ha vuelto a hacerlo desde su polémica visita a Sanxenxo la pasada primavera.

En los últimos días, se ha especulado con que el rey emérito habría trasladado su deseo de competir con su embarcación, el ‘Bribón’, en las regatas que se disputarán en la localidad gallega los días 19, 20 y 21 de mayo. “Que me preparen el ‘Bribón’’ que voy para allá”, habría pedido el padre de Felipe VI a su tripulación este mismo lunes, después de comunicar su decisión a Zarzuela

A una semana del 28-M

Ante ese escenario, Felipe VI no ha considerado conveniente que se produzca un regreso a Sanxenxo en vísperas de las elecciones autonómicas y municipales, según cuentan a Confidencial Digital personas del entorno de Zarzuela, porque la polémica de hace un año se volvería a generar ahora, pero en plena campaña electoral. Por tanto, Juan Carlos I no llegará al municipio gallego en esas fechas del mes de mayo, a pesar de que en las últimas horas se hubiera dado por hecho esa visita del rey emérito con motivo de la tercera prueba de la Copa de España 6 metros.


Según las fuentes conocedoras de las negociaciones, Zarzuela ha ‘prohibido’ que se produzca ese desplazamiento a España, por tratarse de una fecha cercana a un período electoral, como son los comicios locales previstos para el 28 de mayo.

Entrenar con discreción

En cambio, Felipe VI no se ha cerrado a una vuelta de su padre, incluso a Sanxenxo, pero con la condición que le impuso hace un año de que sea “discreta”.

En el entorno de don Juan Carlos aseguran a ECD que Zarzuela le ha autorizado acudir a entrenar con el ‘Bribón’ en aguas gallegas, para luego poder competir fuera de España, en la isla de Wight, en el campeonato del mundo de la clase 6mR, que se celebra a finales de agosto.

Se tiene en cuenta que los entrenamientos no se desarrollan en una fecha fija como las regatas. Esa circunstancia posibilita una visita para entrenar fuera del calendario de competiciones, y pasar prácticamente desapercibido, lo que facilitaría así una vuelta tranquila a España.


El rey Felipe VI sostiene, y así lo dijo expresamente a Pedro Sánchez cuando el presidente se pronunció hace unos meses en contra de un viaje España desde Abu Dabi, que su padre “no ha sido condenado”, no tiene causas pendientes con la justicia, y le han reconocido la inmunidad en el Reino Unido. Por tanto, no hay motivo para que se le vete.

Se recuerda que, con ocasión de los funerales de Isabel II y los de Constantino de Grecia, el rey emérito ya coincidió con Felipe VI y doña Letizia, y hasta compartió con ellos banco en la abadía de Westminster, en Londres.

Un espectáculo mediático

Sin embargo, el espectáculo mediático que se montó en mayo pasado, durante la estancia de don Juan Carlos en el puerto deportivo gallego, alarmó a la Casa del Rey, de modo que, antes de que abandonara España con destino a emiratos, padre e hijo mantuvieron una larga charla en La Zarzuela en la que Felipe VI volvió a demandarle prudencia y discreción.

 

De hecho, se le ‘prohibió’ viajar de nuevo un mes después a Sanxenxo, donde tenía previsto participar en las regatas finales del campeonato. Las fuentes del entorno consultadas asumen que, tras aquella malograda experiencia, es difícil que don Juan Carlos visite el municipio gallego a corto plazo, salvo por causa muy justificada.

Que venga “por invitación”

Después de intensas negociaciones con la Casa del Rey, en sus visitas a España don Juan Carlos no se alojará en ninguna residencia de titularidad oficial, lo que descarta por completo un regreso, aunque sea solo por unos días, al Palacio de la Zarzuela. En todo caso, solo se acercará durante unas horas a la que durante años ha sido su residencia, de forma puntual para estar con la familia, como ocurrió la última vez. Pero entonces no se le permitió dormir allí, y tuvo que emprender vuelo de noche.

Algunos de los amigos del rey emérito admiten que han recibido desde La Zarzuela la sugerencia de que “lo mejor es que venga a España por invitación”. Don Juan Carlos no
ha perdido el contacto con sus amistades, y muchos de ellos le han visitado en su retiro de Emiratos Árabes.

Hay que destacar que fue invitado a asistir a la boda de la hija de Carlos Sáinz, que se celebró el pasado 11 de febrero, en Cebreros (Ávila), pero, dada la polémica que levantan sus venidas a España, finalmente declinó estar presente.

Moncloa ha suavizado la posición

El Gobierno ha cambiado de tono respecto a la situación de Juan Carlos I. Hasta el punto de que ha olvidado la pasada exigencia de que, antes, dé explicaciones y pida disculpas.

Ahora no se cierra en banda respecto a una posible vuelta del rey emérito, quien desde agosto de 2020 vive en Abu Dabi, donde se instaló tras las investigaciones abiertas por la Fiscalía sobre irregularidades fiscales, que han quedado archivadas por su inviolabilidad, las prescripciones, y las sucesivas regularizaciones con Hacienda. Moncloa asegura ahora que “puede volver cuando quiera”, uno de los anhelos del ex jefe de Estado desde que se instaló fuera del país.

Hace unas semanas, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, realizó la siguiente declaración, que no ha pasado por alto en Zarzuela: “Que yo sepa, no tiene ninguna causa penal ni judicial abierta. Por tanto, claro que podría volver”.

Estas palabras se han interpretado como un cambio de tono en el Ejecutivo, que hasta hace poco repetía que Juan Carlos I antes debía dar una explicación a los españoles. Presidencia no quiere aparecer como quien veta esa vuelta, porque asume que, con las investigaciones judiciales cerradas, resulta cada vez más complejo negarle el retorno.

Rey emérito Juan Carlos I llega al club nautico de Sanxenxo para participar en la regata del domingo -  a bordo del Bribón, participando en la regata del domingo
Zarzuela ‘prohíbe’ a Juan Carlos I que viaje a Sanxenxo en mayo, en vísperas de las elecciones.

Video del día

París se conjura contra el avance de
la ultraderecha en las encuestas
Comentarios