Dinero

Carrefour, Dia, Lidl… sospechan que tras las críticas a Mercadona el Gobierno prepara un ‘impuestazo’ como el de la banca y las energéticas

Sigue el mismo patrón: ataques personales a Botín y Galán semanas antes de aprobar las medidas para gravar sus beneficios

El presidente de Mercadona, Juan Roig (i) y el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, Vicente Boluda (d), posan a su llegada a un desayuno informativo.
photo_camera El presidente de Mercadona, Juan Roig (i) y el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, Vicente Boluda (d), posan a su llegada a un desayuno informativo.
Carrefour, Dia, Lidl… sospechan que tras las críticas a Mercadona el Gobierno prepara un ‘impuestazo’ como el de la banca y las energéticas.
Carrefour, Dia, Lidl… sospechan que tras las críticas a Mercadona el Gobierno prepara un ‘impuestazo’ como el de la banca y las energéticas.

Las grandes empresas de distribución han cargado contra los “continuos e injustificados” ataques de Unidas Podemos. Y en grandes cadenas como Carrefour, Dia, Lidl, Eroski… se ha instalado el temor a que, tras los ataques a Mercadona, el Gobierno esconda un ‘impuestazo’ a los supermercados como el de la banca y las energéticas.

El último ataque a la distribución de alimentos se produjo el pasado domingo cuando la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, llamó a frenar los pies a “capitalistas despiadados” como el presidente de Mercadona, Juan Roig.

Le acusó “de estar haciéndose de oro a costa de la crisis económica derivada de la guerra de Ucrania”, por lo que pidió que se fijen los precios de una cesta básica de alimentos para que no sean superiores a los que tenían antes de la guerra de Rusia en Ucrania.

Por si esto fuera poco, distintos portavoces de Unidas Podemos, incluida la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, han denunciado en los últimos meses que los supermercados se estén enriqueciendo a costa de los ciudadanos gracias a la inflación, y han venido reclamando un impuesto extraordinario a sus beneficios.

Sospechas de un ‘impuestazo’

Fuentes de la gran distribución, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, destacan de forma positiva la intermediación del ministro de Agricultura, el socialista Luis Planas, para evitar que la distribución estuviera finalmente afectada por el impuesto a los beneficios extraordinarios, como pretendía Unidas Podemos.

Finalmente, el incremento fiscal recayó en la banca y en las eléctricas. Sin embargo, altos directivos del sector admiten ahora en privado su temor a que, tras los ataques a Mercadona, el Gobierno se encuentre preparando un ‘impuestazo’ a los supermercados como “medida electoral”, como el que ya se aplica a bancos y energéticas.

Ataques personales a Botín y Galán

En la cúpula de las principales cadenas no pasan por alto que el Ejecutivo siguió el mismo patrón antes de aprobar los impuestos al sector financiero y a las grandes empresas energéticas: ataques personales a Ana Botín e Ignacio Sánchez Galán semanas antes de aprobar las medidas que van a gravar los beneficios de la banca y las eléctricas.

En aquel momento, el propio Pedro Sánchez arremetió directamente contra los presidentes del Banco Santander y de Iberdrola, al igual que contra el PP y Vox por su rechazo a los impuestos a la banca y a las energéticas que había planteado un día antes el Gobierno en una proposición de ley en el Congreso.

“He escuchado a algunos dirigentes de bancos, a la señora Botín, al señor Galán; en fin, creo que, si protestan, es que vamos en la buena dirección”, proclamó el presidente el pasado mes de julio, en la rueda de prensa desde La Moncloa en la que hizo balance del curso político.

 

Sánchez aprovechó una de las preguntas relacionadas con el nuevo gravamen para señalar a la presidenta del Santander y al de Iberdrola. Es más, apostilló, a renglón seguido, “que son los mismos que protestaron y dijeron que subiendo el salario mínimo y la reforma laboral se iba a caer España, y ha sucedido todo lo contrario”.

Suspicacias con la bajada del IVA

Hay que recordar que el Gobierno aprobó a finales del pasado diciembre una rebaja del IVA del 4% al 0% para todos los alimentos de primera necesidad, y del 10% al 5% para los aceites de oliva y de semillas y la pasta

Pese a la rebaja del IVA, las suspicacias dentro de Unidas Podemos no han cesado y pocos días después comenzaron a denunciar que los supermercados no estaban trasladando esa bajada impositiva al precio final.

Las empresas se revuelven frente a las acusaciones de enriquecimiento y de no trasladar las bajadas impositivas al lineal y muestran cómo el sobrecoste por el alza de precios ha provocado un desplome de nuevas aperturas, que han retrocedido al nivel más bajo en tres años.

Miedo a una subida de precios

Hasta ahora, al menos en público, el principal escollo entre los dos socios de Gobierno era precisamente la aprobación de un impuesto a los supermercados. Unidas Podemos lo solicitó poniendo como modelo el de la banca y las eléctricas, para tratar de gravar lo que han venido a llamar “beneficios extraordinarios” y que podría llegar al 33%.

Una tasa que no acaba de convencer a la parte socialista del Ejecutivo, donde reconocen que “lo que nadie quiere asumir son las consecuencias que podría llevar aparejada esa medida en pleno año electoral: una subida del precio de los alimentos en los supermercados”.

Carrefour, Dia, Lidl… sospechan que tras las críticas a Mercadona el Gobierno prepara un ‘impuestazo’ como el de la banca y las energéticas.
Carrefour, Dia, Lidl… sospechan que tras las críticas a Mercadona el Gobierno prepara un ‘impuestazo’ como el de la banca y las energéticas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?