Política

Rajoy empuja a Pablo Casado a una ‘abstención patriótica’ del PP pero sin Podemos

Le ha recomendado permitir un Gobierno del PSOE a cambio de pactos en asuntos de Estado con los socialistas

Casado y rajoy
photo_cameraCasado y rajoy

En el PP no dejan de surgir opiniones distintas sobre dónde debe colocarse el partido ante la investidura de Pedro Sánchez. El debate se encuentra totalmente abierto y va más allá de las voces que sí han dado el paso en público, como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el ex jefe del Ejecutivo, José María Aznar.

El ex presidente del Gobierno ha marcado límites en el discurso del partido y la interpretación es que lo hace en oposición al criterio señalado por Feijóo.

Aznar ha rechazado la abstención y ha defendido un Gobierno de concentración, al igual que hizo Cayetana Álvarez de Toledo en el primer Comité Ejecutivo postelectoral. La portavoz en el Congreso pidió el Gobierno de concentración al día siguiente de las elecciones, lo mismo que exigió Aznar, cobrándose además la cabeza de Pedro Sánchez.

Un Gobierno del PSOE pero sin Podemos

Confidencial Digital ha podido confirmar que Mariano Rajoy también ha entrado, discretamente, en el debate sobre la posición que debe adoptar el PP ante el difícil escenario surgido de las elecciones del 10 de noviembre.

Pero el ex presidente del Gobierno ha decidido hacerlo de forma privada y directamente con el líder del partido, Pablo Casado, con quien ha conversado en las últimas semanas.

Rajoy le ha insistido en que “no se puede gobernar sin mayoría, no es posible”, y que el futuro presidente necesita buscar “un gran pacto de Estado” que aporte estabilidad al país, lo que pasa ahora por una ‘abstención patriótica’ del PP para que Podemos y los independentistas catalanes no formen parte del Gobierno de España.

Según las fuentes consultadas por ECD, el ex presidente tampoco ha apostado explícitamente por un acuerdo PP-PSOE, pero ha recordado en privado a Casado que, en el 2015 y en el 2016, él como presidente del Gobierno en funciones ya propuso una “gran coalición” con los socialistas y con Ciudadanos. Eso sí, con escaso éxito.

Guiños al ‘marianismo’ durante la campaña

Ahora tampoco se pasa por alto que la dirección del PP lanzó guiños a Mariano Rajoy durante la campaña del 10-N, y aunque no hubo mítines conjuntos entre Pablo Casado y el ex presidente del Gobierno, Génova ‘vendió’ la idea de que tenían una buena relación y trabajaban codo con codo.

En aquel momento, a Casado le venía bien servirse de la imagen de moderación del ‘marianismo’ para avanzar en la estrategia de comerle el terreno por el centro a Ciudadanos.

De ahí también la utilización que se hizo del perfil de Ana Pastor, ex presidenta del Congreso y ex ministra de los Gobiernos de Rajoy, colocándola como número dos de la lista de Pablo Casado.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?