Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Decían en Podemos que ellos son distintos

El éxito de Podemos en sus arranques, cuando se constituyó como formación política, tuvo mucho que ver con el mensaje de que llegaba un partido nuevo, muy distinto de los partidos de siempre, los de la casta y todo eso.

Se presentaron como una agrupación política con esquemas de funcionamiento y procesos de decisión originales, donde lo que contaba era la voz de todos porque todos podían opinar sobre todo, y donde no reinaban los intereses personales, los egoísmos, las luchas de poder, las intrigas... Lo dicho, el lado opuesto de los viejos partidos.

No ha pasado demasiado tiempo, y se ha comprobado que Podemos repite casi a la letra los hábitos y comportamientos de las formaciones tradicionales. Y en algún aspecto les supera.

Aquel asamblearismo inicial ha dado paso a la práctica desaparición de los círculos. Y la espontaneidad en el modo de organizarse quedó laminada cuando Pablo Iglesias organizó la elección de la dirección nacional imponiendo de hecho la candidatura única, por el sistema de encabezar él una lista propia, cerrada y bloqueada por supuesto.

Íñigo Errejón intentó levantar un poco la cabeza y vio cómo Pablo Iglesias decapitaba a su amigo Sergio Pascual y nombraba secretario de organización a Pablo Echenique, otrora un disidente y ahora convertido en hombre del aparato.

Desde entonces, el pulso entre los dos principales líderes ha ido a más. Discrepó en vano Errejón del pacto electoral con Izquierda Unida, porque desplazaba ideológicamente Podemos hacia el viejo comunismo y lo alejaba de la opción de ser ese movimiento amplio, horizontal y multiclasista que podría aspirar a ganar y gobernar.

Otro paso ha sido la creación de la plataforma "Adelante Podemos", inspirada por Errejón y encabezada por Rita Maestre y Tania Sánchez, que se enfrentará en Madrid al "iglesista" y oficialista Ramón Espinar.

Por si fuera poco, las bases de Podemos están desmoralizadas. Una muestra es el bajón de participación en las consultas digitales que se han ido convocando.

Además de la lucha de gallitos entre Iglesias y Errejón, Podemos se encuentra en llamas en Madrid, en Galicia, en el País Vasco, en Cataluña, con dificultades en Andalucía... O sea, los espectáculos de siempre en los partidos de siempre.

El cruce de tuits entre Errejón, Iglesias, Espinar y otros durante estas últimas horas, expresan bien la situación interna de Podemos.

Y decían que ellos eran distintos...

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·