Viernes 20/07/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

En la ronda de consultas ha constatado que el líder de ERC cuenta con más apoyos

Soraya se pone al frente de la operación para que Junqueras sea presidente de Cataluña

Ha convencido a Ciudadanos y al PSC de que se trata del “mal menor”. El plan de comprimir el calendario para la investidura busca forzar el regreso de Puigdemont y su detención

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Carles Puigdemont debe decidir en breve si seguirá fugado de la Justicia o si afronta las consecuencias de volver a España para presentarse a la investidura y presidir Cataluña. Sin embargo, Soraya Sáenz de Santamaría ha tomado el mando de una operación para que Oriol Junqueras sea el nuevo presidente de la Generalitat.



Oriol Junqueras y Soraya Sáenz de Santamaría. Oriol Junqueras y Soraya Sáenz de Santamaría.

La cuenta atrás comenzó con el anuncio que realizó Mariano Rajoy durante su balance del año desde el Palacio de la Moncloa. La sesión constitutiva del Parlament, surgido de los resultados arrojados por las urnas en las elecciones del 21-D, tendrá lugar el 17 de enero.

Ese día se votará al presidente de la Cámara y a los demás miembros de la Mesa. No será una jornada más. Será indicativo de lo que puede ocurrir después, en la elección del presidente de la Generalitat.

Ha liderado las negociaciones con los partidos

Según confirman a El Confidencial Digital fuentes conocedoras de las conversaciones, Sáenz de Santamaría ha sido la encargada de ponerse en contacto, uno a uno, con los portavoces de las distintas formaciones políticas en el Parlament.

La fecha fue propuesta por la vicepresidenta, que sigue llevando las riendas de Cataluña con la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Las llamadas telefónicas se desarrollaron durante la semana previa a fin de año. En los contactos, Soraya ha convencido a Ciudadanos, PSC y ERC de comprimir al máximo el calendario para la investidura en Cataluña.

Como trasfondo tampoco les ocultó que el Gobierno busca forzar el regreso a España de Puigdemont, lo que conducirá a su inmediata detención.

Logra una constitución rápida del Parlament

En el equipo de la vicepresidenta aseguran a ECD que ninguno de los interlocutores se opuso al plan trazado desde Madrid. El mensaje fue claro. Rajoy es partidario de resolver la situación cuanto antes para que se le despeje la legislatura. No olvida que esto pasa, a su vez, porque el PNV apoye los Presupuestos del Estado para 2018.

Pero la sorpresa de Soraya Sáenz de Santamaría fue que todos los partidos, excepto la lista de Junts per Catalunya encabezada por Puigdemont, “aceptaron a la primera la idea de comprimir al máximo el calendario para la investidura”, explican en Moncloa.

El proceso podría haberse dilatado hasta el 23 de enero. Sin embargo, la primera sesión de investidura será el 27, diez días después de la constitución del Parlament. En la práctica, significa trasladar más presión al ex president, que cuenta con una semana menos para decidir su vuelta de Bruselas.

Moncloa prefiere una investidura de Junqueras

En su balance de 2017, Rajoy no quiso admitir preferencias entre Oriol Junqueras y Carles Puigdemont para la presidencia de la Generalitat. Se limitó a señalar que “no se sabe qué va a pasar ni quiénes serán los candidatos que decidirán los partidos que tienen posibilidades”.

Pero Sáenz de Santamaría ha constatado en su ronda de consultas que Junqueras cuenta con más apoyos que Puigdemont para salir airoso de una eventual sesión de investidura. Ella misma transmitió en esas conversaciones privadas que el líder de ERC sería ahora mismo el “mal menor”.

Por ello, resulta clave la posición definitiva en la votación de los comunes y del PSC. La vicepresidenta se encuentra en contacto con ambas formaciones durante estos primeros días de enero.

El ex president complica el escenario

En cualquier caso, la mayoría de los diputados en el Parlament, incluso del sector soberanista, comienzan a coincidir en que apostar por Carles Puigdemont complica enormemente la formación de Gobierno y aboca a Cataluña a unas nuevas elecciones.

Junts per Catalunya mantiene que su candidato a la investidura es Puigdemont. A su vez, ERC ha adelantado que no apoyará a otro candidato de esa lista que no sea el ex president.

Una “línea roja” que es interpretada en Moncloa como la puerta a que Oriol Junqueras sea finalmente el candidato de los independentistas a presidir la Generalitat.

Detención y una prisión preventiva larga

Según las fuentes consultadas, el Gobierno no confía en que Oriol Junqueras sea puesto en libertad esta misma semana. El juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, debe revisar este jueves la situación procesal del ex vicepresidente catalán.

Sin embargo, Moncloa si prevé en cualquier caso una prisión preventiva “mucho menos larga” que la que deberá afrontar Puigdemont cuando regrese a España y sea detenido. De ahí que su apuesta sea por el líder de ERC.

No se pasa por alto que Junqueras ha venido dando muestras en las últimas semanas de un cierto abandono de la unilateralidad, frente a “las locuras del fugado”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··